Jornada 7

A puerta cerrada «por los que sufren la falta de libertad de expresión»

A puerta cerrada «por los que sufren la falta de libertad de expresión»

«Jugamos con las gradas vacías para que se vea la crítica y nuestro apoyo», proclamó Bartomeu aunque trató de convencer a su plantilla para no jugar y el colegiado desmontó después su discurso

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

El Barcelona-Las Palmas a la 7ª jornada de Liga se disputó a puerta cerrada pese a que el deseo del club azulgrana era no celebrar el encuentro. Lo anunció de forma oficial a las 15:47 horas, después de recibir la negativa de la suspensión del partido por parte de LaLiga y la Federación Española de Fútbol (FEF).

Al club, pese a que los Mossos garantizaban la seguridad, le agobiaba la amenaza de la grada de animación -"si el club no lo suspende lo haremos nosotros", invadiendo el terreno de juego en el minuto 1"- y meditó la opción de no presentarse, pese a que se le daría por perdido el partido por incomparecencia por 0-3 y se le restarían tres puntos. "No jugar habrían sido seis puntos. Tres por no jugar y tres por sanción", reconoció el presidente del Barcelona, Josep María Bartomeu.

Los futbolistas azulgrana, mayoritariamente aunque algunos como Gerard Piqué eran contrarios, comunicaron al presidente en el vestuario que deseaban comparecer en el terreno de juego para enfrentarse a Las Palmas, que anteriormente solicitó a la patronal de clubes salir con una bandera de España bordada en sus camisetas.

"Si el club no lo suspende lo haremos nosotros", invadiendo el terreno de juego en el minuto 1" grada de animación

"Estamos muy preocupados y con mucha pena y hemos decidido que en lugar de no jugar el partido, que es lo que queríamos, hacerlo a puerta cerrada para que se vea la crítica y que esto no está dentro de la normalidad y para dar nuestro apoyo a todos los que están sufriendo la falta de libertad de expresión", proclamó el presidente del Barça, Josep Maria Bartomeu, minutos antes del encuentro. "La seguridad estaba totalmente garantizada por la Policía y los Mossos. Lo queríamos hacer por esos motivos excepcionales", insistió el dirigente azulgrana.

LaLiga desea insistir en las garantías de seguridad confirmadas por los Mossos durante el día de hoy para la normal celebración del partido por lo que no había motivo para el aplazamiento del mismo" LALIGA

La Liga hizo un comunicado "ante las noticias publicadas durante las últimas horas sobre el posible aplazamiento del FC Barcelona y la UD Las Palmas" para confirmar que mantuvo "contacto permanente con los responsables de seguridad del FC Barcelona y con los Mossos desde hace varios días" y recordó que le habían "garantizado la seguridad de todos los aficionados que asistan a este partido y el normal desarrollo del mismo" por lo que "no había motivo para el aplazamiento del mismo".

El acta contradice a Bartomeu

El árbitro del encuentro, Jose Luis Munuera Montero, indicó en el apartado 5 (otras observaciones o ampliaciones de las anteriores) del acta que Bartomeu le indicó "en el pasillo de salida al vestuario arbitral" que "por motivos de seguridad habían decidido jugar a puerta cerrada". Además relató que antes se llegó "al estadio sobre las 14:00h sin la escolta policial habitual. Una vez realizada la inspección del terreno de juego, el Coordinador de Seguridad (Mossos d'Esquadra) nos solicita hablar con nosotros, por lo que nos reunimos en el vestuario arbitral, estando presentes el citado Coodinador, el Jefe de Seguridad del FC Barcelona, un representante de la Guardia Urbana, el equipo arbitral y el Delegado de partido".

"El Coordinador de Seguridad nos comunica que tienen previsto sendos procedimientos en el caso de que se produjeran invasiones al terreno de juego, bien de carácter unipersonal o bien de carácter masivo, explicándonos cómo en ambos supuestos deberían actuar. Ambos equipos nos entregan las licencias y las alineaciones de manera reglamentaria una hora antes del comienzo del partido", añade el acta del encuentro.

"Sobre las 15:35h, salimos el trío arbitral a calentar al terreno de juego y, aún sin poder terminar nuestro precalentamiento, fuimos requeridos por el Coordinador de Seguridad para una última reunión", agrega el documento arbitral, que explica los momentos previos al inicio del choque. "Los jugadores del FC Barcelona saltaron al terreno de juego con la camiseta cuatribarrada amarilla y roja (siendo la habitual del calentamiento), realizando con ella el pasamanos y quitándosela instantes después, justo antes del inicio del partido. No se guardó el minuto de silencio, que previamente había sido autorizado, por decisión del FC Barcelona", concluye el acta arbitral sobre el encuentro a puerta cerrada.

«Jugar a puerta cerrada es ser cómplice de los violentos, de los que impiden el ejercicio pacífico de los derechos y libertades democráticas» LAPORTA

Lo más surrealista es que tras el 2-0 marcado por Messi saltó al campo un espontáneo, con una camiseta amarilla en la que se leía 'independencia' aunque desde lejos parecía ser un aficionado de Las Palmas. Munuera Montero, que también refleja en su escrito la irrupción de ese espectador en el minuto 71 "estando el balón detenido, siendo inmediatamente retirado del mismo por los miembros de la seguridad del club, sin interferir en modo alguno en el desarrollo del juego".

Dimisión de Villarrubí y Monés

La decisión de jugar el partido provocó que Carles Vilarrubí, vicepresidente del club, y el directivo Jordi Monés, presentasen su dimisión al no estar de acuerdo con esta decisión nada más conocerse el comunicado del club en el que se anunciaba que se jugaba puerta cerrada. Bartomeu confía en que Vilarrubí recapacite. "Tendremos tiempo para hablar en los próximos días sobre este tema. Es normal que en una Junta no todos tengamos la misma opinión", dijo.

Todo sobre el Barça-Las Palmas

En esa línea se manifestó Joan Laporta, ex presidente del club, que consideró que «Jugar el partido a puerta cerrada es inhibirse. Es votar en blanco, ser cómplice de los que practican la violencia», ha dicho Laporta en dos mensajes que ha publicado en su cuenta de Twitter. «Jugar el partido a puerta cerrada es ser cómplice de los que impiden el ejercicio pacífico de los derechos y libertades democráticas».

El club puso esta imagen media hora antes del encuentro
El club puso esta imagen media hora antes del encuentro / REUTERS

Piqué votó y jugó

En las horas previas del encuentro se produjeros varios hechos que subieron la temperatura política del partido. Gerard Piqué, de los pocos que mantenía la tesis de no jugar, votó a primera hora de la mañana y después se manifestó en sus redes sociales. "Ya he votado. Juntos somos imparables defendiendo la democracia".

Después del partido compareció ante los medios para explicarse y se emocionó. "La junta ha intentado suspender el partido de todas formas. Bajaron al vestuario. Hubo muchos argumentos a favor y en contra. Las Palmas querían jugar, el club tomó esa decisión, estaban los puntos... Ha sido muy difícil jugar. Ha sido mi peor experiencia como profesional. Las imagénes que se han visto en Catalunya son lamentables, los vio todo el mundo. El fútbol era lo menos importante de hoy. Solo quería acabar el partido. No me creía lo que veía en las imágenes. Entiendo que haya aficionados que no les ha gustado que se jugara. No creo que el lema de mes que un club caiga por esto. Cuando se vota, se vota. Se puede votar sí, no o en blanco. Aquí durante el franquismo no se podía votar. Hay que defender la ley", explicó.

Además, dejó la puerta abierta a una renuncia a la selección si en la Federación Española consideran que es un problema. "Si el míster o alguien de la selección creen que soy un problema, doy un paso al lado y dejo la selección antes del 2018. Los catalanes no somos los malos, simplemente queremos votar. Ir a la selección no es una competición de patriotismo. El que va a la selección no es el más patriota, hay muchos que se han nacionalizado y están jugando", recordó antes de afirmar que estamos en manos de un presidente del gobierno que tiene el nivel que tiene, no sabe ni hablar inglés"

Polémica camiseta amarilla

Por su parte, la directiva de la UD Las Palmas anunció a través de un comunicado que había recibido la autorización de LaLiga para jugar con una bandera española bordada en el pecho.

"Con la bandera española bordada en nuestra equipación queremos votar de forma inequívoca en una imaginaria consulta a la que nadie nos ha convocado: creemos en la unidad de España", explicó el club en su manifiesto. Esa decisión motivó la queja del Cabildo grancanario, patrocinador del equipo amarillo y que no sabía nada de la decisión.

Aficionados indignados

El Barça, por su parte, no pidió jugar con su camiseta senyera, como algunos aficionados habían solicitado, y lo hizo con la habitual azulgrana que tiene una senyera en el cuello. "No saldremos con la senyera, pero la llevaremos en el cuello y en el corazón", aseguró el vicepresidente primero del club catalán, Jordi Cardone. Después los futbolistas saltaron al césped luciendo la camiseta por encima de la habitual, con la que disputaron el encuentro.

Piqué y Paulinho con la senyera, con Jordi Alba en medio.
Piqué y Paulinho con la senyera, con Jordi Alba en medio. / AFP

Miles de aficionados mostraron su indignación por lo sucedido ya que no supieron de la suspensión hasta presentarse en las puertas del estadio. Se pudieron ver algunos niños incluso llorando, incapaces de entender las razones por las cuales no podían ver a su equipo. El club, que estuvo vendiendo entradas hasta horas antes de la hora del inicio, devolverá el precio de las entradas a los portadores de las mismas. Falta por ver qué hará con los abonados.

Aficionados en la puerta del estadio tras el anuncio de jugar a puerta cerrada.
Aficionados en la puerta del estadio tras el anuncio de jugar a puerta cerrada. / AFP

Xavi y Puyol se manifiestan

Xavi Hernández y Carles Puyol, antiguos capitanes del Barça, también mostraron su apoyo a la consulta independentista de Cataluña. Así, Puyol escribió en Twitter: "¡Votar es democracia!". En cuanto a Xavi, antiguo centrocampista que sigue en activo en la liga catarí, aparece en un vídeo de la radio pública catalana Rac1. "Lo que pasa hoy en Cataluña es una vergüenza. Es inadmisible que en un país democrático la gente no pueda votar. Todo mi apoyo a la gente que intenta pacíficamente ejercer su derecho al voto", señaló el futbolista del Al-Sadd.

Xavi habla en catalán, español e inglés en tres vídeos de los que Rac1 no precisó la fecha ni el lugar donde fueron grabados, afirmando únicamente que habían sido enviados al director de la radio. Las declaraciones de estos tres iconos culés llegaron días después de que otras personalidades ligadas al club, como el exentrenador Pep Guardiola, hubieran manifestado su apoyo al referéndum.

El Nastic-Barça B y otros regionales suspendidos

Además, la Federación Catalana de Fútbol anunció la suspensión de todos los partidos previstos para este domingo a partir de las 14:00h, pero sólo los que dependen de ellos: los partidos de Segunda B y Tercera se mantuvieron porque son de categoría nacional.

A última hora de la tarde también quedó aplazado el Nastic - Barça B, los dos clubes lo acordaron de acuerdo con el colegiado. La Liga informó al respecto que "queda aplazado ante la confirmación por parte de los Mossos de la ausencia de prestación de servicios de seguridad que habían confirmado a LaLiga en el día de ayer, y a lo largo del día de hoy. Así mismo los Mossos han confirmado a LaLiga que no garantizan los servicios de seguridad prestados por la UCO. Ante tales circunstancias, LaLiga confirma que este partido queda aplazado."

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos