El Barça tropieza en el Camp Nou

Messi, cabizbajo al fondo con los jugadores del Celta celebrando uno de sus dos goles en primer plano. :: afp/
Messi, cabizbajo al fondo con los jugadores del Celta celebrando uno de sus dos goles en primer plano. :: afp

JESÚS BALLESTEROS

Otro partido exigente para el Barcelona y nuevo tropiezo. El conjunto de Valverde arrancó diciembre como acabó el mes anterior. Se dejó dos nuevos puntos en la visita del Celta al Camp Nou y ya son dos las jornadas sin ganar tras las tablas en Mestalla, algo que da enorme aliento a sus perseguidores. En un partido eléctrico, vibrante, también accidentado y, con un torrente de ocasiones por una y otra parte, el empate final deja al líder algo menos sólido en este inicio de mes en el que se tendrá que ver las caras con el Real Madrid.

2 BARCELONA

2 CELTA

Barcelona
Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti (Vermaelen, min. 71), Jordi Alba; Busquets, Rakitic (Alcácer, min. 78), Iniesta (Denis Suárez, min. 53), Paulinho; Messi y Luis Suárez.
Celta
Rubén Blanco; Hugo Mallo, Sergi Gómez (Cabral, min. 4), Fontás, Wass; Brais Méndez (Roncaglia, min. 64), Lobotka, Jozabed (Pablo Hernández, min. 84), Sisto; Iago Aspas y Maxi Gómez.
Goles
0-1, min. 20: Iago Aspas. 1-1, min. 22: Messi. 2-1, min. 62: Luis Suárez. 2-2, min. 70: Maxi Gómez.
Árbitro
Melero López (andaluz). Amonestó a Luis Suárez, Roncaglia, Jozabed, Vermaelen, Rubén, Wass, Sisto, Hugo Mallo y Piqué.
Campo
Camp Nou. 63.208 espectadores.

El equipo vigués sacó enorme rédito a sus armas y logró mantener esa racha sin perder que comienza a solidificar el proyecto de Unzué. Que al Celta le ha costado más de lo esperado carburar esta temporada es más que obvio. Sorprendía sobremanera la irregular trayectoria de los pupilos de Unzué teniendo en cuenta que no había distracción europea de por medio. Pero el Celta ya carbura y sus partidos exigen lo mejor de sus rivales.

Consciente de ello, sólo se permitió Valverde el lujo de dejar fuera a Semedo en lo que podría ser ya reconocido como el once tipo azulgrana. Sergi Roberto hizo las veces de lateral diestro en la búsqueda de una mayor sobriedad defensiva y algo más de criterio a la hora de sacar el cuero. Porque Barça y Celta querían el balón, a su manera, pero los dos estaban dispuestos a ser dominadores del juego. La superioridad local obligaría a que el Celta apostase su juego ofensivo a las contras.

En una de ellas llegaría el primero de los goles del choque. Iago Aspas culminaría una jugada de tiralíneas en las que participaron él, Maxi Gómez y Wass como germen. Destaparía el tarro de las esencias el Celta dando paso a unos minutos de vértigo. Messi lograba empatar el choque apenas dos minutos después. El astro argentino, que celebraba con los suyos la recién entregada Bota de Oro, rompía una racha de cinco encuentros sin ver puerta. Una jugada con tanta intención como fortuna dejaría a Messi frente a Rubén, que se vería incapaz de evitar el empate.

En busca de su ansiado tesoro, Messi se mostró especialmente fresco a la hora de buscar la meta rival. En cuanto tocaba el cuero, su cabeza fijaba el objetivo y las piernas marcaban el rumbo. Fue una constante. El palo evitaría el doblete poco tiempo después, aunque no sería la única ocasión clara de un Barcelona que buscó con enorme criterio la remontada.

Paulinho, una ayuda

Visto que Luis Suárez no atraviesa por su mejor racha por mucho gol que marcara, es de enorme ayuda la presencia de Paulinho en el dibujo de Valverde. El brasileño ha logrado borrar por completo las dudas y las suspicacias que generaron su fichaje. Los 40 millones no parecen ya tanto dinero una vez que el brasileño se ha ganado a peso un sitio en el once.

Al técnico 'culé' le da una enorme tranquilidad cuando es Paulinho el primero en iniciar las labores defensivas en la salida del balón rival, pero también un plus en las llegadas a la portería contraria. Casi siempre es capaz de generar una ocasión clara de gol. Ante el Celta la tuvo, pero Rubén evitó el que hubiese sido el 2-1 antes del descanso.

Sería el meta gallego protagonista durante los segundos 45 minutos por el acoso al que se vería sometido el Celta. No quería otro tropiezo el cuadro culé y salió más convencido del triunfo aún. Paulinho se hizo un Messi en el área del Celta, pero le faltó rematar la faena. Algo que sí haría cumplida la hora de partido un Luis Suárez que también ponía fin a su sequía anotadora. La jugada de tiralíneas entre Jordi Alba y Messi acabaría con un pase medido del lateral para que Luis Suárez le diera la vuelta al marcador.

Con todo, el Celta estaba lejos de arrojar la toalla. Minutos después, Aspas y Maxi Gómez volvían a hacer de las suyas en una jugada casi calcada en la que sí terminaría marcando el charrúa. La galopaba de Aspas dejaba, para colmo de males del Barcelona, a Umtiti lesionado, roto en la persecución del atacante gallego.

El empate del Celta generaría un tramo final de partido vibrante, con continuas galopadas y ocasiones clarísimas de gol en las dos áreas. El empate parecía no valerle a ninguno y el espectáculo era total. Con cada minuto se generaba una jugada de ataque, ora en la portería de Rubén, ora en la de Ter Stegen. Si bien, ya no se movería el marcador, dejando al Barça dándole vueltas a la fragilidad defensiva ante el Celta y la cantidad de ocasiones que sigue desperdiciando.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos