Primera

El Barça intenta aislarse de la euforia

Leo Messi celebra su gol ante el Athletic. /Efe
Leo Messi celebra su gol ante el Athletic. / Efe

Con 11 puntos de ventaja en la Liga, Valverde agradece el parón de la Liga para «desconectar, cambiar de chip y perdernos de vista un tiempo»

P. RÍOSBarcelona

Con 11 puntos de ventaja y 27 en juego, en el entorno del Barça se comienzan a hacer cuentas de la jornada en la que el equipo de Ernesto Valverde podría proclamarse campeón de Liga, con la posibilidad de alirón en el Clásico del 6 de mayo contra el Real Madrid en el Camp Nou o incluso de pasillo del eterno rival. Es la consecuencia del apagón del Atlético en los últimos minutos del Estadio de la Cerámica ante el Villarreal (2-1) y de los errores antiguos de un Real Madrid centrado en la Liga de Campeones al estar a 15 puntos del líder. Segundo y tercero, además, se enfrentan el 8 de abril en el Santiago Bernabéu. Lógicamente, ni el técnico azulgrana ni los jugadores quieren despistarse con cálculos en un momento clave de la temporada, pero lo tendrán difícil para no escuchar a las voces externas que ya dan por ganado el título.

Quizás por eso, en contra de lo que es habitual, Ernesto Valverde confesó que contempla el parón de la Liga por los compromisos de las selecciones como una bendición. Por encima del riesgo de que alguno de sus 16 internacionales vuelva lesionado, valora que se oxigenen en otros ambientes no contaminados con los excesos de euforia que abarcan también a los que ven a la Roma como un rival sin peligro en los cuartos de final de la Liga de Campeones o incluso se creen muy favoritos en la final de Copa contra el Sevilla. "A mí me viene muy bien esta interrupción y a los jugadores, también. Es bueno cambiar de chip, desconectar un poco y perdernos de vista un tiempo", explica el técnico del Barça, ya acostumbrado a responder preguntas sobre ese hipotético triplete que ya conquistaron Pep Guardiola (2008-09) y Luis Enrique (2014-15) en su primera temporada en el banquillo. Si en la respuesta se muestra demasiado prudente le acusan de no estar preparado para estos retos mayúsculos de club grandes. Y si es algo frívolo y esquiva la cuestión, peor. El domingo tuvo que apuntar que "no temo que me pidan el triplete", pero matizando que "si eso pasa es porque tenemos alguna posibilidad, algo que siempre es bueno, pero que quede claro que estamos muy lejos todavía de todo".

El parón le vendrá muy bien seguro a Nelson Semedo, Denis Suárez y, especialmente, a Sergio Busquets para recuperarse de sus lesiones. Al regreso, sin descanso, visita al Sevilla en la Liga e ida europea ante la Roma para iniciar un mes de abril que Valverde califica como "terrible porque nos jugamos la temporada en varios partidos consecutivos". La plantilla del Barça no da nada por ganado y quiere seguir disfrutando, pero, como dijo Valverde en su dñia, también tiene prisa para cantar el alirón lo antes posible. Así se podrían hacer rotaciones de cara a otras competiciones o ayudar a jugadores a sus conquistas individuales, como ese Pichichi de la Liga que Cristiano Ronaldo (22) quiere disputar a Messi (25) o incluso la Bota de Oro en la que manda Salah (Liverpool) con 28 goles.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos