Mercado de fichajes

Un Barça herido busca pasar página

Josep Vives, portavoz del Barça.
Josep Vives, portavoz del Barça. / Quique García (Efe)

La entidad azulgrana quiere centrarse en el presente y el futuro pero deja cuentas pendientes con Neymar

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

«Tenemos motivos para estar ilusionados. A veces nos olvidamos que aquí juega el mejor jugador de todos los tiempos. Está totalmente implicado e identificado con este club. Siempre quiere ganar y sumar títulos a esta entidad. Con un jugador así, la gente debe seguir ilusionada. Ya sé que estamos acostumbrados, pero somos la envidia de todo el mundo futbolístico. Y no está solo. Tenemos una gran plantilla. Hemos disfrutado de Neymar, pero con su marcha no se acaba el mundo. No es la primera vez que vivimos una situación así y el club ha continuado, la marca se ha hecho más universal y hemos ganado más títulos». Con estas palabras quiso Josep Vives, portavoz del Barça, levantar el ánimo de una afición cabreada por la espantada del paulista y que aguarda movimientos por parte de la directiva para cubrir el hueco tras la ruptura de la MSN. Coutinho, Dembélé o Dybala podrían ser las balas en la recamara, aunque la entidad, consciente de que le van a exigir elevadas cantidades por cualquier figura a la que apunten, prefiere moverse con cautela.

Más información

Sí ha sido raudo el Barça en recuperar el cheque por valor de 26 millones de euros correspondiente a la prima de renovación de Neymar que había depositado en una notaría. Vives aclaró que el club no pagará la cantidad al estimar que no se han cumplido las «tres condiciones» pactadas previamente con su marcha al París Saint-Germain. «Había tres condiciones: que el jugador no hubiese negociado su salida del club durante el mes anterior al cobro, que manifestara su voluntad de cumplir el contrato y que no pagaríamos la prima antes del 1 de septiembre, para asegurarnos de que la ventana de fichajes estuviera cerrada. Ahora sabemos que había negociación», declaró este viernes en rueda de prensa.

La herida sigue sangrando y tardará mucho en supurar. A Neymar la afición nunca le perdonará lo que considera una traición, algo que duele al nuevo futbolista del PSG, que transmitió su «cariño y respeto» a la que fue su parroquia durante su puesta de largo en París pero defendió su convicción de que no ha hecho «nada malo». «Todos los jugadores tienen derecho a irse de un club», declaró. «Me pone triste que lo vean de esta manera», concluyó.

Fotos

Vídeos