Fútbol

Primera División

Jornada 6

El Atlético también se hace fuerte en el Metropolitano

Carrasco celebra su gol con Griezmann. / AFP

El equipo del Cholo se impuso al correoso Sevilla en un duelo de desgaste que decidieron Carrasco y Griezmann en la segunda mitad

Ignacio Tylko
IGNACIO TYLKOMadrid

Dos partidos en el Wanda Metropolitano, seis puntos, tres goles a favor y ninguno en contra. Tras descerrajar al Málaga con un gol de Griezmann, el Atlético superó este sábado a un rival durísimo como el Sevilla en un duelo muy trabajado decidido por los detalles y porque los locales fueron más sólidos, precisos, contundentes y ambiciosos en la segunda mitad. Están invictos en todas las competiciones e imbatidos en su nuevo feudo.

2 Atlético

Oblak, Vrsaljko, Savic, Lucas, Filipe, Koke, Gabi, Saúl, Carrasco (Gameiro, min. 80), Griezmann (Thomas, min. 72) y Vietto (Correa, min. 57).

0 Sevilla

Rico; Mercado (Krohn-Dehli, min. 76), Carriço, Lenglet, Carole, N’Zonzi, Banega, ‘Mudo’ Vázquez, Navas, Muriel (Ben Yedder, min. 68) y Sarabia (Correa, min. 58).

goles
1-0: min. 46, Carrasco. 2-0: min. 69, Griezmann.
áRBITRO
Mostró amarilla a Gabi, Muriel, Carrasco, Mercado, Savic, Correa y Lenglet.
incidencias
6ª jornada de Liga. 60.823 espectadores en el Wanda Metropolitano. Un minuto de silencio en memnora de las víctimas en el terremoto de México. Diego Costga presenció el partido dessde el palco y Gabi cumplió su partido 400 en Primera.

Más información

Un error impropio de N’Zonzi, aprovechado por el veloz Carrasco, abrió el duelo en el inicio de ese período en el que Griezmann volvió a marcar para sellar el triunfo y se reconcilió definitivamente con su hinchada. Él francés marcó ante el equipo de Míchel el primer gol en la historia del nuevo estadio y repitió ante un enemigo clásico del Atlético desde que coincidió con el Sevilla en el infierno de Segunda.

Como estaba cantado, duelo más táctico que fluido, más intenso que brillante, más igualado que descosido. Se trata de dos equipos que han experimentado una progresión geométrica en los últimos años, sobre todo el Atlético, y rivales directos. Berizzo y Simeone no son precisamente buenos colegas –su pique es evidente desde que los colchoneros contrataron al céltico Augusto Fernández–, ni comparten muchos criterios futbolísticos, pero ambos son argentinos, conocen los detalles del oficio, los trucos y la forma de presionar a los rivales.

Lo recargado de calendario, con tres partidos por semana antes del segundo parón del curso para las selecciones nacionales, hizo que los dos preparadores recurriesen a las rotaciones. En el Toto es habitual, pero no tanto en el Cholo, aunque la profundidad de su plantilla, mejor y mucho más cara que la del Sevilla, cada día se lo permite más. Siete cambios hicieron los andaluces respecto al último compromiso y cinco los colchoneros en relación al once que salió y ganó el pasado miércoles en San Mamés.

Simeone tiene un problema en el lateral derecho, ya que ha utilizado a tres diferentes (Juanfran, Giménez y Vrsaljko) en sólo seis jornadas. El croata debería ser el titular, sobre todo en casa por su profundidad, pero aún no está fino, sin la forma idónea a causa de la grave lesión que sufrió en la campaña pasada. Necesita partidos pero no hay tregua.

Fe en Vietto

Sorprendentemente, el Cholo alistó a Luciano Vietto. Le discuten crítica y afición, pero el técnico le tiene fe. Por algo fue su gran descubridor en la élite. El argentino presionó bien las salida de N’Zonzi, se movió fenomenal entre líneas y fue el que más espacios generó, pero sufrió cuando pisó el área porque carece del físico, la malicia y la pegada suficientes para ser en ‘9’. Ahí jugó Griezmann, que también brilla más entre líneas. Apareció poco el galo en la matinal del Metropolitano hasta que sentenció, mediada la segunda mitad. Es lo que tienen las figuras.

Berizzo hizo un planteamiento valiente. No cabe analizar de forma diferente a un grupo con Banega, Franco Vázquez, Sarabia, Navas y el colombiano Muriel en liza. Querían los hispalenses controlar la situación y minimizar al adversario a partir de la posesión de balón. Y lo consiguieron en un primer tiempo de desgaste, con pequeñas rachas de dominio alterno. Sólo dos ocasiones. El balón al poste en la portería de Oblak tras un tiro lejano de Sarabia que golpeó en Savic y el latigazo con el empeine de Filipe, tras dejada de Carrasco, que desvió el travesaño.

N'Zonzi se duerme

Los madrileños deseaban más contragolpear que dominar, pero no encontraban espacios. Y se quejaban a Martínez Muniera de que las numerosas faltas tácticas, sobre todo del central Lenglet, no recibieran la amarilla como castigo. Por eso Koke le fue comiendo la oreja al juez valenciano cuando ordenó el descanso. Le funcionaron las arengas al vallecano porque el árbitro cambió el criterio en la segunda mitad y tiró al fin de las amarillas.

En semejante duelo táctico, era evidente que perdería el que cometiera la primera distracción en zona de máximo riesgo. Mientras que el Atlético salió a toda mecha en el segundo acto, los sevillanos parecieron adormilados. Sobre todo N’Zonzi, a quien Carrasco le robó la cartera en el primer minuto para sellar el 1-0, un tesoro en choques tan cerrados.

Comenzaba otro partido, ya que los del Wanda hallarían más huecos para correr y combinar a la contra. Ya con los dos Correas en el campo en lugar de Vietto y Sarabia, llegó el segundo. Una jugada muy larga definida con un tiro seco y raso por Griezmann. Magnífica la asistencia de Filipe, típico lateral brasileño que siempre asoma en ataque. Hecho lo más difícil, Simeone pensó en el Chelsea. Fuera Antoine y dentro Thomas. Más músculo en el centro del campo. Tiene muy buena pinta este Atlético. Recuerda al que ganó la Liga, con Diego Costa de estilete.

Fotos

Vídeos