El arreón ante el Leganés como punto de inflexión

Asensio celebra su gol el jueves en Butarque. :: reuters/
Asensio celebra su gol el jueves en Butarque. :: reuters

Zidane, obsesionado con las dinámicas, espera que la primera victoria in extremis del curso revitalice el ánimo de sus futbolistas

IGNACIO TYLKO

madrid. Tuvo que aguardar el Real Madrid al partido número 34 de la temporada para materializar un tanto decisivo en los estertores de un encuentro. Asensio, en el minuto 89, dio al conjunto de Zinedine Zidane la victoria ante el Leganés con un zurdazo que encarriló la eliminatoria de cuartos de la Copa del Rey. Un dato más que abunda en la negativa dinámica merengue y que el técnico espera que ayude a cambiar ese primer arreón feliz.

El páramo en que se habían convertido las rectas finales del Real Madrid contrasta con el maná de la campaña anterior. Siete partidos había alterado el Real Madrid el año pasado por estas fechas con sus zarpazos finales, aunque también había sangrado con los de rivales como Las Palmas, Borussia Dortmund o Sevilla. En ninguno había sido determinante para bien su desempeño en las postrimerías hasta el jueves, cuando Asensio asaltó Butarque.

Una victoria que puede contribuir a cambiar la tendencia de resultados, pero que quedó empañada por la nueva lesión en el muslo derecho, pendiente aún de las pruebas de diagnóstico por la imagen, sufrida por Vallejo, sustituido por Nacho al cuarto de hora del encuentro copero. «¡Me he roto!», exclamó el central tras una jugada en la que forzó para evitar que el balón saliese de banda. Un percance más de los sufridos por el jugador también en el Zaragoza y en el Eintracht de Fráncfort.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos