La 'BBC' acude al rescate del Madrid

Zidane, ayer en un entrenamiento. :: efe/
Zidane, ayer en un entrenamiento. :: efe

Tras la debacle ante el Leganes, Zidane confía en sus estrellas en un duelo directo por la 'zona Champions' ante un Valencia cansado

IGNACIO TYLKO MADRID.

El calendario no da tregua, ni apenas lugar para celebraciones y lamentos. Sólo tres días después de que el Valencia sufriese hasta los penaltis para doblegar al Alavés y sellar el pase para semifinales de la Copa y de que el Real Madrid cosechase su peor fracaso de la 'era Zidane' al caer ante el Leganés, estos dos grandes libran hoy una gran batalla en Mestalla. Un feudo antaño relativamente amigo del Real Madrid, pero muy hostil desde la marcha de Mijatovic en 1996. Aunque la Liga hace tiempo que está teñida de azulgrana, el partido se las trae en la pugna por entrar en Champions.

Los levantinos aventajan ahora en cinco puntos a los madrileños, aunque éstos aún deben disputar el partido de Butarque que se aplazó por el 'Mundialito'; y el Villarreal y el Sevilla, quinto y sexto en la tabla, asuman a sólo un punto y tres, respectivamente, del vigente campeón. Así que por mucho que la Champions y el PSG sean el gran examen, los de Zidane no pueden relajarse aún más en el 'torneo de la irregularidad'.

Marcelino, el técnico milagro en el Valencia, admitió ayer que su rival está en un «momento de confusión», pero añadió que no se puede dudar de la valía de Zidane y del equipo merengue. Enorme desgaste el de los valencianos, que en cuestión de 12 días deberán acometer la ascensión a particular 'Everest' de la temporada. En este corto período deben de jugar la apasionante semifinal copera ante el Barcelona y dos encuentros ligueros ante rivales directos que marcarán su futuro a medio plazo: hoy, el Real Madrid en casa y el próximo domingo el Atlético en el Wanda Metropolitano. Problemas en la zaga para los de Mestalla porque Garay es el único central puro al no estar Vezo, Gabriel, sancionados, y Murillo.

Zidane relega a la 'unidad B' y vuelve a contar con la 'BBC' al completo de inicio por primera vez desde el clásico del 23 de abril (derrota por 2-3). «Cristiano está muy bien y va a jugar», avanzó en la previa el técnico francés, mucho más sonriente y optimista que tras la debacle copera ante el Leganés y convencido de que puede transmitir a sus jugadores las claves para cambiar la dinámica. Reconoció que se equivocó al no saber mentalizar como es debido a sus pupilos ante el 'Lega' y admitió que el equipo de Garitano mostró «más hambre». Trató de enviar un mensaje tan positivo a su plantilla y a la opinión pública que no sólo dijo que el Madrid puede eliminar al PSG sino ganar su tercera Champions consecutiva. Ramos, ahora con una sobrecarga con edema en sóleo izquierdo y será' baja durante dos semanas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos