atlético

Simeone condiciona su futuro a la llegada de fichajes de «jerarquía»

Simeone se dirige a la afición del Atlético tras la eliminación frente al Real Madrid.
Simeone se dirige a la afición del Atlético tras la eliminación frente al Real Madrid. / REUTERS
  • El técnico tiene un año más de contrato pero sabe que el Atlético no puede competir con los poderosos si el TAS no le levanta la sanción y no invierte en un gran goleador y un mediocentro

  • «Yo ya no puedo hacer más, ahora te toca a ti», le soltó el argentino a Gil Marín tras caer ante el Real Madrid

Hace poco más de un año, Diego Pablo Simeone sembró dudas sobre su futuro tras caer por penaltis en la final de Milán ante el Real Madrid. «Tengo reflexionar», soltó en las tripas de San Siro. Una sentencia que generó cierto malestar en su plantilla y gran incertidumbre en todos los estamentos del Atlético. El técnico argentino estaba hundido, con serias dudas sobre si sería capaz levantar de nuevo a sus frustrados futbolistas. Este miércoles, tras vencer en el partido de vuelta y despedir con honra el Vicente Calderón de Europa pese a la eliminación en semifinales de la Champions, el Cholo compareció con una sonrisa, feliz y orgulloso de sus futbolistas, pero a la vez irónico en sus mensajes, dirigidos de forma inequívoca a la cúpula del club.

Se refirió en repetidas ocasiones a la «jerarquía» de los jugadores del Real Madrid, dijo que habría que «clonar» a tipos como Gabi o Diego Godín que se hacen mayores y representan el corazón colchonero, e insistió en que el Atlético todavía debe dar un «paso grande» para crecer hasta poder competir de igual a igual ante los clubes más poderosos de Europa. «Dimos la vida, pero nosotros dependemos del equipo y el Real Madrid de sus individualidades», expuso.

Simeone tiene firmado sólo un año más de contrato, ya que el pasado septiembre redujo dos años la duración de su vínculo y aumentó la ficha a cerca de 10 millones anuales, y desea cumplirlo porque quiere disfrutar del privilegio de estrenar el estadio Wanda Metropolitano. Pero supedita su futuro a que lleguen refuerzos de alto nivel que permitan a los colchoneros encarar el curso próximo con el reto de luchar por pelear la Liga y la Champions. Y en que no se traspase a Antoine Griezmann o a Saúl Ñíguez.

La pelota está ahora en el tejado del Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), que en breve debe decidir si le levanta la sanción al Atlético y ya puede fichar en verano, y luego de Miguel Ángel Gil Marín. Así se lo dijo Simeone al consejero delegado del club tras un breve encuentro que mantuvieron tras el choque del miércoles. «Yo ta no puedo hacer más, ahora que toca a ti», le comentó el entrenador al ejecutivo, según informó la Cope.

Los mensajes del Cholo ante los periodistas estuvieron acorde con lo pronunciado por emblemas como Gabi, Fernando Torres, ambos de 33 años, y Filipe Luis (31). «Esta eliminatoria nos debe servir para el futuro, para construir cosas positivas. Hay que trabajar desde hoy para igualarnos con los mejores», dijo el capitán. «Nos falta tiempo para dar ese pasito, pero las grandes cosas no se consiguen enseguida. Está la base del club que todos queremos para competir de tú a tú contra todos», añadió el ‘Niño’. Y el lateral brasileño reconoció que el Real Madrid «es un grandísimo equipo», que está por encima no sólo del Atlético. «Hay que felicitarlos porque van a disputar su tercera final en cuatro años y son la ‘bestia negra’ de todos», admitió.

Gameiro, señalado

Jugadores ya mayores, igual que Godín, ya de 31 años, y no digamos Tiago Mendes, tiempo atrás fundamental por su calidad, experiencia y el puesto en el que juega, y ahora lastrado por las lesiones. Ya con 36 años, el portugués es el primero que sabe que no está al nivel exigible y por eso pidió salir meses atrás. Los años también pasan para otros tipos clave como Juanfran, ya con 32, aunque para el lateral derecho llegó el croata Sime Vrsaljko y ha cumplido.

La caída ante los blancos ha dejado señalado al delantero Kevin Gameiro, incapaz de batir a Keylor Navas en al menos tres acciones pintiparadas que marcaron le eliminatoria. El exsevillista costó 32 millones y ha fracasado. Simeone aceptó que llegara en verano su quinta opción de ariete, después de Diego Costa, Edinson Cavani, Gonzalo Higuaín y Álvaro Morata, pero ahora exige más.

Gil y el director deportivo, José Luis Pérez Caminero, han contactado con el goleador del Lyon Alexandre Lacazette, cuyo fichaje rondaría los 40 millones, pero Simeone prefiere a delanteros de primer nivel como los referidos Costa y Cavani, además del Kun Agüero o del exbarcelonista Alexis Sánchez, cuyos días pueden estar contados en el Arsenal.

Simeone y Andrea Berta, su verdadero hombre de confianza en materia de fichajes, tampoco acertaron en la la contratación de Nico Gaitán, previo pago al Benfica de 25 millones. Se enamoraron de él tras una exhibición con los lisboetas en el Calderón, pero ha aparecido con cuentagotas y nunca ha marcado diferencias. Y antes no acertaron con el mediocentro Matías Kranevitter y el delantero Luciano Vietto, otros dos argentinos que son suplentes como cedidos en el Sevilla de Sampaoli.

Le urge al Cholo el fichaje de al menos un centrocampista. Desean al francés Thomas Lemar, una de esas perlas del joven Mónaco a la que siguen los grandes, pero que no es organizador de juego, ni un pivote defensivo, y también al belga Youri Tielemans, mediocentro del Anderlecht. En el mercado español se especula año tras año con el regreso del malaguista Camacho, más específico en esa demarcación, y para construir juego se piensa en el canario Roque Mesa.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate