Zidane esconde sus cartas

Las rotaciones del francés dejan entrever una posible sorpresa en el once cara al partido del miércoles

JULIÁN ALÍA MADRID

«Ya tengo claro el once», dijo Zinedine Zidane tras el pitido fina del partido del sábado ante la Real Sociedad. El técnico madridista, cuya alineación titular para las grandes noches siempre ha sido fija y previsible, parece jugar ahora al despiste y esconder alguna modificación táctica que aproveche mejor las debilidades del Paris Saint-Germain. Ante la Real, decidió dar descanso a Bale, Isco y Casemiro. También a Nacho, ya que Carvajal no podrá disputar el partido frente a los franceses por sanción.

El entrenador francés optó por un 4-4-2 frente al 4-3-3 que había propuesto tras la recuperación de Bale. Y al Madrid, en esta ocasión, le sentó bien. No dejó a Benzema en el banquillo, que jugó su quinto partido consecutivo; los dos últimos durante los noventa minutos. El delantero galo, que vive una época de gafe de cara a puerta que lo mantiene con tan solo dos goles en Liga en más de mil minutos y recibió una sonora pitada por parte del público del Bernabéu, podría ser el damnificado. Para el partido de Champions, la titularidad de Cristiano, Bale, Casemiro, Modric y Kroos parece incuestionable, y, de no partir como titular, no se entendería la suplencia de Isco frente a los guipuzcoanos. Incluso Cristiano abandonó el partido en Levante antes de tiempo y con el resultado sin decidir. De hecho, los blancos volvieron a ceder dos puntos aquella noche con el tanto de Pazzini en los últimos instantes.

Mientras, el conjunto parisino llega al choque con tan solo tres derrotas entre todas las competiciones; menos de las que le han endosado a los blancos sólo en la Liga (cuatro). También asustan los 76 goles anotados, que contrastan con los cincuenta, en tres jornadas menos, de un Madrid que en sus últimos cinco partidos ha cosechado tres goleadas y dos pinchazos.

«Juegue quien juegue, la idea es siempre la misma. No depende de quién juega, sino de lo que queremos hacer. No quiero que sepáis nada de lo que voy hacer, solo que estamos todos preparados y eso es lo más importante», añadió después Zidane para aumentar todavía más la incertidumbre sobre su decisión. El temido tridente del PSG puede haberle hecho decantarse por añadir un centrocampista, como el descansado Isco, para dotar al equipo de más posesión y control del juego en lugar de Benzema. El once de Cardiff con dos variaciones: Nacho por el sancionado Carvajal, y Bale, lesionado entonces, ocupando la plaza de Benzema.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos