Tumbados con un 'gol de oro'

Álvaro Morata celebra la victoria del Chelsea. :: efe/
Álvaro Morata celebra la victoria del Chelsea. :: efe

El Chelsea ajustició en el descuento al Atlético, muy inferior y que sólo estuvo en el partido gracias a un regalo de David Luiz en forma de penalti.

RODRIGO ERRASTI MADRID.

El Atlético estrenó con derrota el Wanda Metropolitano. Lo hizo de la manera más cruel, en la prolongación, cuando ya acariciaba un empate que era un buen botín ante un rival que le superó por completo desde el principio. Nadie en la era Cholo Simeone ha sido tan superior. Bayern, Juventus, Barça o Madrid no le hicieron sentir tan inferior ante su hinchada. Y eso que llegó a ponerse por delante con un regalo ajeno, tras sobrevivir más de media hora siendo superado táctica, física y técnicamente por su rival.

1 ATLÉTICO

2 CHELSEA

Atlético de Madrid
Oblak; Juanfran, Godín, Lucas, Filipe; Saúl, Thomas (Giménez, m. 77), Koke; Correa (Gaitán, m. 70), Griezmann y Carrasco (Torres, m. 69).
Chelsea
Courtois; Azpilicueta, David Luiz, Cahill; Moses, Bakayoko, Cesc (Christensen, m. 85), Kante, Marcos Alonso; Hazard (Willian, m. 80) y Morata (Batshuayi, m. 80).
Goles
1-0, m. 40: Griezmann, de penalti. 1-1, m. 60: Morata. 1-2, m. 94: Batshuayi.
Árbitro
Cunet Cakyr (Turquía). Amonestó a los locales Thomas y Griezmann y al visitante David Luiz (m. 39).

El Chelsea, trabajado al detalle por el hiperactivo Conte, lo convirtió en un equipo desorientado, nervioso, impreciso y carente de peligro. Tuvo más posesión y remates pero no supo castigar hasta el tiempo extra al Atlético, que en la primera mitad pasó un calvario pero espabiló en un fogonazo tras recuperar dos bolas y lograr correr. En una de ellas forzó un córner, el árbitro estuvo atento en un tumulto y Griezmann no marró desde los once metros. El mérito del asunto podría concedérselo Simeone a David Luiz, que en una de sus clásicas desconexiones provocó un penalti absurdo e innecesario agarrando a Lucas. Fue tan claro que ni lo protestó. En el primer remate a puerta local sí hubo gol. Era algo ficticio, pero puso todo su empeño en defender tal botín.

Y es que Conte ganó de inicio el duelo táctico a Simeone. Y sufría el Atlético, que se sentía maniatado y a merced de su rival. Verse por debajo espoleó aún más al Chelsea, que comenzó el asedio a la meta. Morata hizo el empate de Oblak y, con el Atlético mirando más el reloj que al balón, llegó el definitivo de Batshuayi en la última acción del partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos