El Sevilla, con todo a favor contra el Maribor para pasar a octavos

LUIS F. GAGO

SEVILLA. El Sevilla juega hoy en tierras eslovenas para certificar por segundo año consecutivo su pase a los octavos de final de la Champions. El equipo hispalense se clasificará si logra sacar como mínimo un empate frente al Maribor o, incluso perdiendo, siempre y cuando el Spartak de Moscú no venza al Liverpool en su compromiso en la ciudad inglesa. Además, los sevillistas tienen bastantes opciones de quedar como primeros de grupo aún. Sólo deben ganar y esperar a que los 'reds' no lo hagan ante los rusos. Frente a todas estas combinaciones de lo que se espera una noche de miércoles intensa en el grupo E, lo cierto es que el que más sencillo lo tiene en su duelo es el equipo andaluz. Se enfrenta al último clasificado, que sólo ha logrado dos puntos, y ambos ante el mismo equipo, el Spartak.

Pero ello no significa que en la planta noble del Sevilla estén relajados. Ya se enfrentaron a los eslovenos antaño, en aquella ocasión en la Europa League. Los hispalenses sólo lograron empatar a dos goles en Eslovenia y vencieron por la mínima en la vuelta del Pizjuán. En esta Champions, con el 3-0 de la segunda jornada, parece haber más diferencia de plantilla que hace tres años en aquel choque en la segunda competición continental. «No debemos dormirnos. Somos conscientes de que también podemos perder y echar por tierra todo el trabajo conseguido hasta ahora», aseguró el presidente del Sevilla, Pepe Castro, antes de partir hacia los Balcanes.

Clasificarse para octavos significaría una buena suma de dinero para las arcas de la entidad, pero sobre todo una inyección de moral para una plantilla más unida que en el comienzo de la temporada. Buena prueba de ello es que uno sus baluartes en los últimos dos años, N'Zonzi, ha desaparecido de la actualidad. Está relegado por peleas personales con el técnico y el resto del plantel lo ha dejado de lado poniéndose de parte de Eduardo Berizzo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos