El Sevilla debe afianzar su liderato en Moscú

LUIS F. GAGO

SEVILLA. El Sevilla, que vive su mejor momento en la Champions, en contrapartida con su situación en la Liga tras la derrota del sábado ante el Athletic, afronta hoy en Moscú la tercera jornada de la competición europea contra el Spartak. Los sevillistas, líderes de su grupo, darían un gran paso hacia adelante en el caso de conseguir la victoria en la capital rusa. Tras vencer al Maribor y empatar en el campo del Liverpool, los hispalenses marchan con paso firme para aspirar una vez más a los octavos de final de la Liga de Campeones.

En el final de la primera vuelta de la competición en la fase de grupos el Sevilla aspira a dejar casi sentenciado el primer puesto que ostenta con orgullo. «Somos conscientes del duelo duro al que nos enfrentamos, pero sabemos que ganar significaría dar un paso de gigante», matizó el presidente de la entidad hispalense, Pepe Castro, antes de viajar a Rusia, dejando claro desde lo más alto de la jerarquía del club cuál era la tónica a seguir para el resto de la plantilla. No quiere el presidente que sus jugadores se relajen y busca que todos se sientan partícipes de la primera final de la temporada.

Para el enfrentamiento ante el Spartak, el Sevilla no podrá contar con N'Zonzi, lesionado la pasada jornada de Liga, pero sí con Kjaer, recuperado a tiempo, y uno de los pocos centrales que le quedan al Sevilla en nómina tras las operaciones de Carriço y Pareja, ausentes durante las próximas semanas. Además, Eduardo Berizzo deberá dar con la tecla correcta en su ideario. Una de las críticas que empiezan a emerger contra el estilo técnico del entrenador del Sevilla es que no sabe muy bien cómo tener a todos los hombres enchufados sin hacer excesivas rotaciones. Cambiar a más de la mitad del once titular cada semana no parece que esté dando resultado cuando se trata de vencer a equipos importantes.

Fotos

Vídeos