Análisis

El libreto de Monchi y Di Francesco

Edin Dzeko marca el tanto que clasificó a la Roma para cuartos. /Riccardo Antimiani (Efe)
Edin Dzeko marca el tanto que clasificó a la Roma para cuartos. / Riccardo Antimiani (Efe)

La Roma, una de las grandes revelaciones de la Champions, regresa diez años después a cuartos en el primer curso del arquitecto de los logros del Sevilla

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

Una década después de que el Manchester United tumbase su sueño, la Roma vuelve a pisar los cuartos de final de la Liga de Campeones en el primer curso de Monchi como director deportivo. El gaditano, meta del Sevilla durante diez campañas y arquitecto tras su retirada de la época más gloriosa del cuadro nervionense, tutelando desde los despachos la conquista de cinco títulos de la Europa League, abandonó el pasado verano la entidad andaluza para marcharse a la capital italiana. Se vanaglorió entonces el presidente de la entidad ‘giallorossa’, Jim Pallota, de poder contar con «una de las mejores mentes del fútbol mundial». Menos de un año después de su reclutamiento, Monchi ha jugado un destacado papel en el reasentamiento de la Roma entre la élite del fútbol europeo.

Tras acabar como primera del grupo C, denominado por entonces como el ‘grupo de la muerte’ habida cuenta de la presencia en el mismo del Chelsea y el Atlético de Madrid, la Roma doblegó en octavos al Shakhtar Donetsk tras voltear con un tanto de Edin Dzeko en la vuelta el 2-1 que había logrado en la ida el cuadro ucraniano. Ahora tendrá enfrente al Barcelona, rival temible con Messi en estado de gracia y un bloque al que Ernesto Valverde ha dotado de la solidez defensiva de que careció en cursos anteriores, lo que no arredra a una escuadra transalpina que quiere seguir soñando tras confirmarse como una de las grandes revelaciones de la presente edición de la Liga de Campeones.

Eusebio Di Francesco ha sabido extraer máximo rendimiento a un equipo que perdió el pasado verano al egipcio Mohamed Salah, futbolista de moda hoy en la Premier y que pisará también los octavos de la Champions con el Liverpool. Y ello pese a que sólo el serbio Aleksandar Kolarov y el turco Cengiz Ünder, de entre los fichajes, han logrado abrirse paso en el once del técnico de Pescara. Una escuadra que camina en tercera posición de la Serie A, aunque a catorce puntos del segundo clasificado, el Nápoles, y a 18 del líder, la Juventus.

Un seguro en la portería

La Roma tiene un auténtico seguro de vida en la potería, donde el brasileño Alisson Becker se ha confirmado como uno de los cancerberos más sólidos del Viejo Continente, con formidables actuaciones que han llamado la atención de los grandes de Europa. Di Francesco arma su equipo en torno a un 4-3-3. El eje de la zaga conjuga la contundencia del argentino Federico Fazio con la rapidez del griego Kostas Manolas, con Kolarov en el lateral izquierdo y Alessandro Florenzi en el derecho. En la medular se ubican el veterano Daniele De Rossi, el belga Radja Nainggolan y el holandés Kevin Strootman.

La principal amenaza viene, sin embargo, de una punta de ataque en la que reina el bosnio Edin Dzeko, autor de 13 tantos esta campaña en la Serie A y otros cuatro en la Liga de Campeones, el último capital al sellar la clasificación para octavos de una Roma que aún no sabe lo que es alzar la ‘orejona’ y que sufrió una dolorosísima derrota la única vez que alcanzó la final, al caer contra el Liverpool en la tanda de penaltis de la campaña 1983-1984 con el Olímpico de la capital italiana como testigo.

- Once tipo: Alisson, Florenzi, Manolas, Fazio, Kolarov, Nainggolan, De Rossi, Strootman, Cengiz Ünder, Perotti y Dzeko.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos