Zidane, en su época como jugador de la Juventus.
Zidane, en su época como jugador de la Juventus. / Luca Bruno (Ap)

final

Zidane desafía a la historia de la Juventus

  • Buscará en Cardiff su segunda Champions como técnico del Real Madrid, las mismas que atesora en sus vitrinas el equipo en el que militó

Real Madrid y Juventus se verán las caras el próximo 3 de junio en Cardiff en el que será el reencuentro de Zinedine Zidane -y de Morata- con la escuadra de la que formó parte durante cinco temporadas y que abandonó para convertirse en el segundo galáctico de Florentino Pérez. «Algo especial seguro, porque es un club que ha sido muy importante para mí en mi carrera de jugador y lo guardo como un conjunto que me ha dado todo también. Pero al final estoy en el Real Madrid, el club de mi vida, y va a ser una bonita final», apuntó el técnico francés tras certificar en el Vicente Calderón el pase de su equipo a la final de la Liga de Campeones. Un total de 214 partidos disputó defendiendo los intereses de la entidad regida por la familia Agnelli, con la que conquistó dos 'scudettos', una Supercopa de Europa y una Intercontinental. Pero no pudo añadir a ese palmarés vistiendo los colores de la 'Vecchia Signora' la Champions, al interponerse en su camino precisamente el cuadro al que ahora sirve desde el banquillo. En menos de un mes será él quien trate de truncar el anhelo turinés de volver a reinar en Europa, 21 años después de ceñirse la corona por última vez.

Fue el 20 de mayo de 1998 cuando merengues y bianconeros confrontaron fuerzas en el Amsterdam Arena. Tutelaba al Real Madrid un Jupp Heynckes que ya estaba sentenciado tras la pobre campaña que acabó con el conjunto de la capital española cuarto en una Liga que se llevó el Barcelona. El técnico alemán fue incapaz de manejar a un vestuario en el que sobresalían futbolistas como Fernando Hierro, Roberto Carlos, Redondo, Seedorf, Mijatovic o Suker. Fue también el año de la incorporación del francés Christian Karembeu tras una cruenta guerra con el Barça. Una temporada convulsa que deparó, sin embargo, la mayor alegría para los blancos en 32 años. Un gol de Pedja Mijatovic en el minuto 67 ponía fin a la sequía y llevaba a las vitrinas del Santiago Bernabéu su primera 'orejona' en color.

De aquello fue testigo sobre el césped un Zidane que era el más talentoso de un equipo turinés plagado de estrellas. Deschamps, Davids, Inzaghi o Del Piero brillaban a las órdenes de Marcello Lippi, preparador con el que la 'Vecchia Signora' había levantado la Copa de Europa por segunda vez en su historia, en la temporada 1995-1996 tras imponerse en la tanda de penaltis al Ajax, y que no había podido reeditar título una campaña después al caer en la final con el Borussia Dortmund de Ottmar Hitzfeld.

Zidane bate a Buffon en la vuelta de las semifinales de Champions en 2003.

Zidane bate a Buffon en la vuelta de las semifinales de Champions en 2003. / Efe

Como ante el cuadro germano, el conjunto italiano partía como favorito en el Amsterdam Arena. Tres veces consecutivas alcanzando el último partido atestiguaban la fortaleza de esa escuadra en un curso en el que Zidane acabó conduciendo a la selección francesa a la victoria en el Mundial del que era anfitriona y en el que terminó llevándose el Balón de Oro. De poco le sirvió. Mijatovic se convirtió en el héroe de los madridistas una noche que cambió la historia reciente del conjunto del Paseo de la Castellana. «Recuerdo que antes de la final de 1998, Zidane fue nuestra fijación», comentó en su día el montenegrino, ensalzando el férreo marcaje al que le sometió Karembeu, compañero de 'Zizou' con los 'bleus'. El modo en que se fajó el futbolista al que el Real Madrid incorporó procedente de la Sampdoria fue, a su juicio, una de las claves de la victoria.

El título tuvo un efecto liberador en un club para el que la 'séptima' se había convertido en una obsesión. Dos años después llegaba la 'octava' en París, y otros dos más tarde lo hacía la 'novena' en Glasgow merced a una impresionante volea de ese mismo Zidane al que Florentino Pérez había reclutado en el verano de 2001 a cambio de 75 millones de euros.

Dos de dos

En cuatro ocasiones se midió Zidane a la Juventus defendiendo la elástica del Real Madrid, todas ellas en la Liga de Campeones. Venció en dos y perdió en otras dos. El 3 de junio, en Cardiff, será la primera ocasión en la que se cruce con la 'Vecchia Signora' como técnico del Real Madrid. Será su segunda final como primer entrenador, la tercera que vive desde los banquillos contando también la de Lisboa, en la que ofició como segundo de Carlo Ancelotti. Tanto de la ciudad portuguesa como de Milán salió triunfante. No pudo hacerlo Massimiliano Allegri de Berlín, donde la Juventus claudicó ante el Barcelona.

Cardiff acogerá la que será la novena final de Copa de Europa para la Juventus. Presenta el cuadro bianonero un balance de dos títulos y seis derrotas en las anteriores, siendo el que más veces ha hincado la rodilla en el choque decisivo. El Real Madrid afrontará por decimoquinta vez el partido clave. Sólo ha caído en tres de ellas el equipo español, el que más ha ganado. Zidane, que cuenta con una Copa de Europa como jugador, otra como ayudante y una más como entrenador, buscará la 'duodécima' para su club y su segunda como técnico, las mismas que la Juventus en sus casi 120 años de historia, aunque para ello haya de tumbar el sueño bianconero que un día fue suyo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate