cuartos de final

«El Atlético ya es un grande de Europa»

Los jugadores del Atlético celebran el triunfo en Leverkusen.
Los jugadores del Atlético celebran el triunfo en Leverkusen. / EFE
  • Horas antes del sorteo de cuarto los rojiblancos sacan pecho tras lograr por cuarta vez consecutiva, algo que solo Simeone ha logrado en estos años, meterse entre los ocho mejores de Europa

  • La alegría atlética evita que Torres muestre su pesar por el feo gesto del técnico de tenerle calentando y no usar un tercer cambio para concederle un minuto

«Es uno de los mejores equipos del mundo y es favorito para ganar la Liga de Campeones». La frase la dijo convencido 'Chicharito' Hernández, delantero del Bayer Leverkusen, después de que el Atlético le eliminase en octavos de final. El cuadro atlético suma cuatro presencias consecutivas en cuartos de final, alcanzando dos finales (2014 y 2016) en menos de tres años. Este hito, ya que hasta la llegada de Simeone sólo lo había logrado cinco veces en su historia, le reafirma como un equipo en la elite. «Estos años el Atlético está siendo un grande de Europa, no hay más que ver los partidos tan meritorios que estamos haciendo. Son los datos y eso quiere decir mucho. No es ninguna casualidad que cuatro años consecutivos estemos en cuartos. Siempre nos ha faltado ese plus para ganarla, es algo que nos ilusiona y por eso vamos a luchar por ello», aseguró Lucas Hernández, que evitó elegir un rival en el sorteo de este viernes en Nyon.

Además de los tres españoles, en el bombo hay cocos como la Juventus (el menos goleado del torneo), el poderoso Bayern (el que más dispara a puerta y que vapuleó al Arsenal); el vertiginoso Borussia Dortmund; el sorprendente Mónaco que tumbó al City de Guardiola y el Leicester, rival que todos quieren. Sobre el papel es el más débil y los datos confirman que es el que menos posesión ha disfrutado (un 40%) en octavos, el que menos ha rematado a puerta (29 en todo el torneo) y el tercero que menos ha corrido. No hay condicionantes, ya que podrán cruzarse equipos de un mismo país y no hay cabezas de serie en estos cuartos que se jugarán el 11 y el 19 de abril. Atlético y Barça ya se midieron en esta ronda en 2014 y 2016, mientras que los rojiblancos tuvieron que enfrentarse a sus vecinos a estas alturas en 2015. «Nos toque quien nos toque tendremos la misma ilusión, llegar a la final», explicó Enrique Cerezo en una visita al nuevo estadio Wanda Metropolitano, que estará terminado a mediados del mes de julio. Su presidente confía en poder albergar en 2019 la final de la Liga de Campeones, por la que compite con Bakú.

No es de hacer muchos planes a futuro Diego Pablo Simeone, que prefiere ponderar lo logrado por el equipo que más corre del torneo y menos faltas comete. «Hay que nombrar el gran esfuerzo del club y de los futbolistas, que se han dejado el corazón y el alma, e insisten y compiten a lo largo de estos cuatro años y han podido estar, una vez más, entre los ocho mejores, independientemente de los cambios que se han producido cada temporada», declaró.

«La 'Champions' es especial y este paso, sobre todo para el club, es muy importante», añadió el argentino, que en sus círculos privados insiste en la 'renovación' que ha tenido que vivir estos años y en lo joven que es su plantilla. El miércoles ante el Leverkusen sólo Godín superaba los 25 años en el once. De hecho, solo ocho futbolistas perviven de la plantilla que llegó a la final de Lisboa en 2014 (y cinco de ellos son defensas). «Parece fácil pero son muchos partidos, hay que darlo todo y cada año lo conseguimos. Si quieres ir hasta el final hay que ganar a todos los que toquen», recordó Antoine Griezmann.

El primer capitán que tuvo Simeone en su equipo fue Antonio López, que levantó en Bucarest el primer título de la era Simeone. «Este momento es muy especial para los atléticos. Hemos pasado este siglo de bajar a Segunda, ascenso... Y ahora a finales. El aficionado lo valora y está muy unido al equipo». Jan Oblak, protagonista por su triple parada, recordó que esta continuidad rojiblanca en Champions «no es nada fácil. Toda la gente del Atlético lo valora. El equipo va a crecer como ha estado creciendo los últimos años y sé que podemos haremos cosas grandes», comentó el esloveno.

Polémica ausencia de Torres

«La clave es la confianza del entrenador, de los jugadores, la humildad en el terreno de juego y el sacrificio. Creo que el sacrificio que venimos demostrando los últimos cinco o seis años es increíble y eso se transmite en el campo», añadió Lucas destacando el trabajo de Simeone. Al argentino, único técnico que repite cuatro años en esta ronda, con gesto algo serio en la sala de prensa. «Estoy muy contento. Si no la muestro por fuera, la alegría va por dentro», dijo sin querer dar muchas explicaciones de por qué no agotó los cambios para que Fernando Torres, tras su incidente en Riazor, hubiese disfrutado de unos minutos. «¡Cholo, sácalo!, ¡Cholo, sácalo!», gritó el Calderón, que había coreado a Torres pero optó por 'vacilar' a Simeone pidiendo también que pusiera en el campo a Cerci. «Nos hubiera dado menos conexiones futbolísticas. Siempre quiero lo mejor para el club», explicó sobre la ausencia del '9', que se fue del estadio casi a la 1 de la mañana junto al fisioterapeuta y persona de confianza, Ivan Ortega, tras pasar el control antidoping. 'El Niño', como siempre en su etapa atlética, se fue con gesto sonriente y evitando polémica alguna. Considera un regalo cada minuto que está en el club de sus amores y, pese a que aún no ha renovado, no quiere dar pie a que nadie genera algo perjudicial para el Atlético. Sus compañeros, por contra, creen que merece algo más de protagonismo y algunos como Griezmann llegaron a expresarlo en público. «A mí y a todo el estadio nos hubiese gustado ver a Torres. Ojalá pueda jugar el domingo», zanjó el galo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate