opinión

Juan Carlos Garrido: «Trámite, pena y relativa sorpresa»

video

Leno y Oblak, protagonistas del choque, se saludan al término del encuentro. / Kiko Huesca (Efe)

  • "El Atlético supo mantener la tensión, el Sevilla fue castigado por sus errores y la eliminación del City de Guardiola demuestra que la fórmula no la tiene nadie en exclusiva"

Se cierran los cuartos de final de la Liga de Campeones con alguna sorpresa y también con alguna decepción, pero con el futbol español bien colocado. Este miércoles hemos asistido al Atlético contra el Bayer Leverkusen en un partido que venía muy marcado por el resultado de Alemania, y lo que ha hecho el equipo madrileño ha sido trabajar bien en su línea bien posicionado, bien colocado, con un 4-4-2 con buenos principios defensivos como nos tiene acostumbrado el equipo de Simeone. Un Simeone que ha mantenido la tensión en el equipo porque quizás era posible la relajación por el resultado de ida y más teniendo en cuenta que el rival venía con un nuevo entrenador, el turco Tayfun, conocido de la Liga española.

El Leverkusen ha sido un equipo ordenado y con buen trabajo ofensivo sobre todo en la segunda parte, donde ha tenido cuatro o cinco ocasiones de gol pero se han encontrado con un Oblak que ha estado espectacular y que ha sido el mejor jugador del Atlético. Se podría decir que ha sido un partido disputado pero no la eliminatoria, ya que estaba decidida a favor del equipo español. El Atlético ha pasado de manera cómoda ante un ilusionado, correoso y bien organizado Bayer, sin poner en peligro lo conseguido en Alemania.

Por otra parte, tenemos la decepción del martes con el Sevilla ante el Leicester. El andaluz me parece mejor equipo, pero esta eliminatoria ha castigado muy duramente los errores que ha cometido. Un Sevilla que falla penaltis en ambos partidos, que tiene una ocasión clarísima de gol con Nashri, un jugador que luego sería expulsado en una acción tan exagerada como tonta, pero un Sevilla que cae y me deja la sensación que podía haber pasado.

Tenemos a los equipos españoles dominando en Europa en una ronda que nos ha dejado como sorpresa, o no tanto, la clasificación del Mónaco ante el Manchester City de Guardiola, un City que no acaba de arrancar y un Guardiola que nos tenía muy acostumbrados al éxito en Barcelona y Munich, pero que una vez más nos demuestra que la fórmula del éxito no la tiene nadie en exclusiva en el fútbol y que las cosas que en un sitio te salen bien en otros a lo mejor no te salen tan bien.

Se puede decir que el City está decepcionando porque es uno de los grandes proyectos a nivel mundial y no está acabando de salir adelante. El futbol es imprevisible, puede pasar cualquier cosa y por eso es un deporte tan maravilloso. Por eso nos esperan unos cuartos de final interesantísimos con tres equipos españoles en liza.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate