Heridos dos vigilantes de seguridad de San Mamés

Uno de los vigilantes de seguridad heridos ayer es atendido en una ambulancia. :: MANU CECILIO/
Uno de los vigilantes de seguridad heridos ayer es atendido en una ambulancia. :: MANU CECILIO

El primero recibió un corte en el cuello provocado por un objeto punzante tras llamar la atención a un grupo de ultras del Marsella

R. C. BILBAO.

Dos vigilantes de seguridad de San Mamés resultaron ayer heridos al ser atacados por ultras del Olympique de Marsella al comienzo del partido contra el Athletic. Uno de ellos, de 57 años, recibió un corte en el cuello provocado por un objeto punzante, en las cercanías de la puerta 21 del estadio, según adelantó 'El Correo', mientras que el segundo fue agredido en el interior del recinto, donde sufrió una herida inciso-contusa en una mano mientras los radicales franceses le propinaban una paliza en las gradas. Como consecuencia de los violentos incidentes, registrados tan sólo tres semanas después de la muerte de un ertzaina a causa de un infarto durante los enfrentamientos que se produjeron entre ultras del Athletic y del Spartak de Moscú, fueron detenidos tres hinchas del Marsella, mientras aún se disputaba el encuentro europeo contra el conjunto galo.

El vigilante herido en el cuello en las inmediaciones de San Mamés, natural de Burgos, fue trasladado de urgencia al hospital de Basurto y tras ser atendido se informó de que su estado era estable y su vida no corría peligro. El guardia de seguridad ingresó consciente, después de ser agredido en el lado izquierdo del cuello. Afortunadamente, el «objeto puntiaguado» utilizado por los ultras, según lo calificó un portavoz de la Ertzaintza, no penetró en el plano muscular. Los médicos procedieron a suturar su herida después de ser víctima de una agresión por llamar la atención a un grupo de radicales del Marsella.

El pronóstico del segundo vigilante -nacido en Barakaldo-, que ingresó en el mismo centro hospitalario, era leve, después de ser agredido en la grada reservada a la afición del Marsella, desde la que se arrojaron bengalas a los seguidores del Athletic situados en la parte posterior. Una joven que se encontraba en esa zona del estadio también resultó herida, según las primeras informaciones, como consecuencia del lanzamiento de objetos. Cuando el vigilante se acercó a intervenir en la grada de los radicales franceses fue cuando resultó herido en la mano.

Entre los ultras del Marsella presentes ayer en Bilbao, y a quienes se les incautaron navajas, barras de hierro, bengalas, petardos y pelotas de golf, se encontraba Santos Mirasierra, el líder ultra del Olympique que fue condenado en 2008 por la justicia española a tres años y medio de cárcel por agredir a un policía tras un partido de Liga de Campeones contra el Atlético de Madrid disputado en el Vicente Calderón. Mirasierra ejerció ayer incluso como interlocutor entre los radicales del Marsella y la Ertzaintza, que había sido avisada por la Policía francesa de su posible presencia en la capital vizcaína.

Durante los incidentes en las gradas del estadio del Athletic fueron arrestados tres radicales del Marsella, al menos uno de ellos por atentado a la autoridad. Mediada la primera parte la Ertzaintza se vio obligada a cargar contra los ultras franceses, en una zona acordonada por agentes de seguridad privada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos