Premier League

Guardiola defiende a sus jugadores y Mourinho habla de «educación»

Guardiola y Mourinho se abrazan tras el pitido final./Reuters
Guardiola y Mourinho se abrazan tras el pitido final. / Reuters

La Federación inglesa de Fútbol dio hasta el miércoles para que ambos clubes expliquen que ocurrió en el túnel de vestuarios, donde presuntamente se produjo una trifulca

COLPISA / AFP

El derbi de Manchester se sigue jugando pese a que ya se ve en el horizonte una nueva jornada de Premier League. Así, Pep Guardiola y José Mourinho comentaron este martes la pelea que se produjo en el túnel de vestuarios de Old Trafford tras la victoria del City ante el United en el derbi de Manchester. El técnico catalán defendió la celebración de sus jugadores tras la victoria 1-2 en Old Trafford y el luso señaló que el origen de la trifulca puede estar en una cuestión de «comportamiento y educación», aunque optó por no comentar las declaraciones de su rival en los banquillos el pasado domingo.

La Federación inglesa de Fútbol (FA) dio de tiempo hasta el miércoles para que ambos clubes expliquen que ocurrió en el túnel de vestuarios donde estuvieron implicadas más de 30 personas, según los medios británicos. Guardiola valoró si el comportamiento de su plantilla fue indebido, algo que recriminó Mourinho a sus futbolistas y fue la mecha que avivó el incendio posterior. «Definitivamente no. Estábamos contentos», respondió a la prensa.

«Ganamos el derbi al Mánchester United, uno de los mejores rivales que tenemos. Lo celebramos. Creo que si el United gana un derbi, lo celebra. Pero, ¿dónde?, en el vestuario, eso es lo que hicimos», señaló el entrenador de Sampedor. Mourinho por su parte prefirió centrarse en el próximo choque de su equipo ante el Bournemouth y se limitó a subrayar sobre el técnico ‘citizen’: «Pep dice lo que dice. No estoy aquí para comentar sus declaraciones». El luso optó pasar de puntillas tras lo sucedido el domingo. «Lo único que puedo decir es que, para mí, fue una cuestión de diferencias respecto a comportamiento y educación. Solo eso y nada más. No tengo más que añadir», dijo el exentrenador del Real Madrid. Además añadió que la derrota ante los de Guardiola los hace tener «un poco más de deseo de ganar», pues «a nadie le gusta perder dos veces» seguidas.

El incidente dejó a Mikel Arteta, segundo entrenador del City, con la ceja rota y el rostro ensangrentado en la pelea, que estalló cuando José Mourinho se fue hacia el vestuario rival para recriminar el entusiasmo excesivo en su celebración. “Más respeto que no habéis ganado nada”, les recriminó, lo que provocó el enfado del meta Ederson y el posterior del capitán Kompany, que consideró que el portugués estaba faltando a su compañero y se encaró con Silvino Louro, uno de los históricos ayudantes del portugués. El diario ‘The Guardian’ reveló que Arteta, asistente de Guardiola, salió dañado de la trifulca, y otros medios explicaron que otro miembro del cuerpo técnico, un fisioterapeuta de origen asturiano, también requirió asistencia médica.

Según los medios británicos, Romelu Lukaku, delantero del United también tuvo un papel protagonista en el altercado. El Daily Mail y el Daily Telegraph aseguraron que Mourinho fue rociado con agua y leche por los jugadores del cuadro rival y que una botella de plástico acabó alcanzándole en la cabeza. Ni Guardiola ni Mourinho, que comparten una larga historia de tensiones y enfrentamientos que se remonta a su época de entrenadores del Barça y el Real Madrid, respectivamente, se refirieron al incidente en sus conferencias de prensa tras el partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos