Asamblea general de la FEF

El fútbol español se encamina a unas nuevas elecciones, tras el verano

Juan Luis Larrea, durante su intervención. / Foto: Santi Donaire (Efe) | Vídeo: Atlas

La FEF convoca otra asamblea para intentar aprobar el lunes unas cuentas «inmaculadas», después de que Larrea declare este jueves como testigo

AMADOR GÓMEZMADRID

El fútbol se encamina hacia unas nuevas elecciones tras estallar el escándalo de corrupción que ha llevado a la cárcel a Ángel María Villar, su hijo Gorka y Juan Padrón. Sin embargo, después de otra asamblea que se celebrará el lunes para intentar aprobar unas cuentas «inmaculadas», la Federación Española de Fútbol (FEF) tiene previsto tomarse «unas vacaciones» y afrontar su delicada situación a partir de septiembre, «con más cautela», según aseguró este miércoles el presidente interino del organismo, Juan Luis Larrea. «Soy el presidente y no es necesaria una comisión gestora en la FEF, aunque no descarto la convocatoria de elecciones», reconoció el tesorero del organismo federativo, sustituto provisional de Villar. Larrea ha compartido con Villar los 29 años de mandato del dirigente bilbaíno y este jueves deberá declarar como testigo en la Audiencia Nacional.

Más información

«Me ha tocado a mí ser presidente y cruzo los dedos. Yo no tengo ningún temor al auto (del juez Santiago Pedraz). No estoy en absoluto preocupado», aseguró Larrea, presidente también de la Federación Guipuzcoana, después de la celebración de una atípica asamblea general de la FEF, sin ruegos ni preguntas, en la que no se hizo ninguna mención a Villar, aunque él sí se encargó de defender «la honestidad de la familia del fútbol español». En dicha asamblea se decidió de forma sorprendente convocar otra para el lunes, con el asunto monográfico de un balance económico bajo sospecha retirado por la junta directiva a última hora de la noche del martes.

«Las cuentas no son sospechosas de nada, ni ahora ni antes (de la detención de Villar y el vicepresidente económico Padrón). Todos pueden estar tranquilos», se defendió Larrea con vehemencia. «No hay ningún problema con las cuentas. Simplemente hemos hecho unas correcciones y pretendemos que se aprueben el lunes», insistió el hombre que ya ejerce las funciones de Villar.

Minutos antes, el presidente de la comisión de clubes de Segunda B y Tercera (ProLiga), Óscar Garvín, recordaba que dichas cuentas «están judicializadas», que la asamblea de la FEF es «ilegítima», y reclamaba que el lunes sea disuelta, se nombre una junta gestora y se convoquen elecciones a la presidencia, después de que el pasado 22 de mayo el eterno Villar fuese reelegido sin oposición para un octavo mandato. «Me parece raro que las cuentas puedan ajustarse tan rápido (de miércoles a lunes). Yo no voy a votar a favor de esas cuentas, y nadie debe aprobarlas», apuntó Óscar Garvín. «Hemos hecho unas correcciones, pero todos pueden estar tranquilos, porque no hay ningún problema con ellas», repitió Larrea.

Lógicamente, el presidente interino de la FEF admitió que «la convocatoria de elecciones es una posibilidad», pero reiteró que el organismo, «que está viviendo un momento sumamente complicado, merece un paréntesis». «Después de la asamblea del lunes volveremos tras el verano», insistió el tesorero que desconoce cuánto tiempo ejercerá el cargo de Villar, suspendido durante un año por el Consejo Superior de Deportes (CSD). Después de haber proclamado -antes de ser nombrado el martes- que pondría «la mano en el fuego por Villar», Larrea ya no fue este miércoles tan categórico durante su comparecencia ante los medios. «Yo confío en mi inocencia», respondió el dirigente guipuzcoano cuando se le preguntó directamente si estaba convencido de la no culpabilidad de Villar, acusado, al igual que Padrón, de los delitos de corrupción entre particulares, apropiación indebida, administración desleal, falsedad documental y alzamiento de bienes.

Después de que LaLiga hiciese un llamamiento a sus clubes para no acudir a la cita de este miércoles, el máximo dirigente del Atlético de Madrid, Enrique Cerezo, fue el único presidente asambleísta presente en la Ciudad del Fútbol, aunque también estuvo el de la Real Sociedad, Jokin Aperribay, quien de igual manera estuvo el día anterior en la reunión de la junta directiva. Otro presidente de Primera que acudió fue el del Levante, Quico Catalán, aunque en su caso para recoger uno de los premios anuales que otorga la FEF. De los 140 miembros de la asamblea federativa sólo acudieron 93, ya que faltó prácticamente todo el fútbol profesional.

Fotos

Vídeos