El 26 de Febrero expulsa al entrenador que agredió a un árbitro

Zona de aparcamientos del campo de Guadalmar./Salvador Salas
Zona de aparcamientos del campo de Guadalmar. / Salvador Salas

El club también toma medidas con el jugador infantil que originó el incidente

Juan Calderón
JUAN CALDERÓN

La junta directiva del 26 de febrero Club de Fútbol, reunida esta mañana de urgencia, ha decidido la expulsión de la entidad del árbitro que el pasado domingo agredió a un árbitro después de un partido de categoría infantil.

Tras analizar los hechos y atender todas las versiones, el 26 de febrero considera que Sergio Rosa Díaz no puede seguir entrenando a jugadores de su entidad, según explicó el presidente del club Fernando Muñoz. “Nosotros estamos en contra de cualquier tipo de acto violento. Hacemos un gran trabajo con los 290 niños que tenemos aquí entrenando fuera de las calles y no queremos que tengan estos ejemplos. Nos hemos puesto en contacto con el Colegio de Árbitros para explicarles nuestra decisión”, dijo Muñoz.

Del mismo modo, uno de los jugadores que originó el altercado también ha sido sancionado. En su caso se le impedirá jugar con el equipo de categoría infantil, pero no entrenar. El árbitro sufrió graves lesiones con una doble fractura en el pómulo y en la mandíbula.

El colegiado José Luis Ortigosa López abandonaba los aparcamientos del campo de Guadalmar cuando dos jugadores de este último equipo arrojaron piedras menudas a su vehículo. El árbitro dio marcha atrás y se bajó del vehículo para recriminar a los dos futbolistas, menores de edad, su acción, al tiempo que pidió a su entrenador que les llamase atención. El cruce dialéctico fue a más, tal y como recoge el anexo al acta del partido en la que se detalla el incidente. «D. Sergio Rosa Díaz, se dirigió a mí en los siguientes términos, acercándose hacia mí con actitud amenazante: «¡Tú no sabes lo que les he dicho a los niños!».

Tras recriminarle su actitud elevó la voz dirigiéndose y gritándome en los siguientes términos: ¡Vete de aquí, vete de aquí, ya! Mientras decía esto se seguía acercando a mí, y en un momento me da un puñetazo en el lado izquierdo de la cara, causándome un traumatismo y provocándome una hemorragia en la boca, tras darme ese primer puñetazo, subí los brazos para evitar recibir más golpes», según se indica en el acta del colegiado.

El Comité de Competición de la Federación Malagueña todavía no se ha pronunciado al respecto, aunque lo habitual en estos casos es que se abra un expediente para recabar información.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos