Una extraña noche de verano

Cristiano Ronaldo (i), Marco Asensio y Leo Messi, la noche del domingo en el Camp Nou. :: Q. GARCÍa / EFE/
Cristiano Ronaldo (i), Marco Asensio y Leo Messi, la noche del domingo en el Camp Nou. :: Q. GARCÍa / EFE

En el Madrid se habla de complot y pañolada ante un Barça que busca motivación extra para remontar en una vuelta que acaba ya en jueves

RODRIGO ERRASTI MADRID.

Un torneo que se disputa a doble partido, cuando en el resto de Europa se juega a partido único y que arranca un miércoles y finaliza ya en jueves. La Supercopa se resuelve desde las 23:00 horas, marcada por la polémica expulsión de Cristiano en la ida y su reacción de empujar al colegiado. Una acción castigada con cinco partidos para el futbolista, que ha encendido al madridismo al punto de alimentar insinuaciones de un supuesto complot arbitral en contra del equipo que se impuso 1-3 en la ida y que juega la vuelta como local al ser el vigente campeón liguero y también de Europa desde 2016.

De hecho, en el coliseo madrileño está prevista una pañolada contra el murciano Sánchez Martínez, que sentirá más presión en el minuto siete. «Estamos muy molestos. No me voy a meter con los árbitros pero después de lo que pasó, pensar que Cristiano no va a jugar cinco partidos... Ahí pasa algo, estoy molesto. Le han metido cinco partidos... es mucho», consideró sin incidir en sus posibles sospechas.

Nigel Owens, considerado mejor árbitro de rugby del mundo y miembro de la Orden del Imperio Británico, vio, por contra escasa la sanción al luso. «Sólo cinco partidos de sanción por todo eso», afirmó creyendo que en su deporte la sanción hubiese sido superior. «El respeto no sólo es necesario en el deporte sino en la vida en general para todos», explicó el galés. Carvajal, que no ocultó haberle pedido con ironía al colegiado «pita otro penalti» tras el 1-2 de Cristiano, recordó que ellos no se pueden «meter en la cabeza de los árbitros, debemos pensar que quieren hacerlo lo mejor posible», antes de calificar de «excesiva» la sanción a Cristiano.

Aunque roza su segundo título en una semana, en el minuto 7 habrá protesta arbitral en el Bernabéu

Parece demasiado debate arbitral cuando el equipo está a 90 minutos de lograr su segundo título en sólo una semana y el séptimo del francés en 19 meses. En cualquier caso, la obligada baja del portugués permitirá a Zidane mantener el sistema con cuatro centrocampistas. Así, uno de los dos de los 'ojitos' derechos de la afición madridista, Isco y Asensio, será titular. La ventaja invita a pensar que Nacho o Theo podrían estar en un once al que vuelve Modric tras su sanción. Zizou, pese a que su equipo lleva 67 partidos seguidos marcando al menos un gol y cuenta con un 1-3 de ventaja, insiste en que el título aún está «al 50%», quizá por el recuerdo de la derrota del último clásico del Bernabéu en el último minuto cuando Messi marcó y mostró su camiseta.

Taquicardia azulgrana

Un nuevo triunfo madridista supondría un mazazo moral para su eterno rival. Y es que en el Barça la situación es de tensión, exagerada para ser agosto y generada por la traumática salida de Neymar. El nuevo proyecto de Ernesto Valverde sólo cuenta con un partido oficial pero el ambiente está realmente caldeado desde que terminó la ida en un Camp Nou lleno de turistas que cantaban los goles visitantes.

La contratación de Paulinho haya dejado fría a la afición. Quizá por ello, y tratando de borrar el rastro que muchos hinchas han dejado en las redes sociales con el #BartomeuVeteYa que convirtieron en tendencia mundial durante la noche del lunes, el club se puso a recordar con el lema 'Todo es posible' grandes goleadas del Barcelona en el Bernabéu que, en caso de repetirse, otorgarían al club la Supercopa de España. «Marcar tres goles es complicado pero muchas veces allí lo hemos hecho», recordó Busquets, presente en el 2-6 de 2009, el 0-4 de 2015 o el 1-3 de 2012 que provocaría la prórroga.

«No hay nada imposible y me fijo en esos resultados como referencia, nos hacen ver que tenemos posibilidades. Mantenemos nuestra idea de ir a ganar y llevarnos el título. No nos daremos por vencidos. Es complicado pero tenemos nuestras posibilidades», recordó un Valverde que medita dar entrada a Denis Suárez en la izquierda del tridente por Deulofeu, ya que el gallego hizo despertar el juego colectivo el domingo. Es posible que en el lateral diestro Aleix deje su puesto a Semedo, o incluso a un Sergi Roberto que también puede relevar a Iniesta, baja por molestias, y con el que Valverde dice contar para el futuro. Sabe el técnico que la necesidad azulgrana puede beneficiar a un equipo que borda el juego veloz tras pérdida rival. «El Madrid si el partido está roto pueden sacar mucho provecho», avisa el extremeño.

Más

Fotos

Vídeos