Ensayo de la final de Copa en el Sánchez Pizjuán

Messi. :: alejandro garcía. efe/
Messi. :: alejandro garcía. efe

El Sevilla, sin el sancionado Sarabia, y el Barça, con la duda de Messi, se miden tres semanas antes de la cita del 21 de abril

P. RÍOS

barcelona. La duda de Messi marca el apasionante Sevilla-Barça que se juega mañana, anticipo de la final de Copa que disputarán los mismos equipos el 21 de abril en el Wanda Metropolitano. El argentino, ausente en los dos amistosos disputados por la selección argentina debido a unas molestias en los isquiotibiales, se entrenó con sus compañeros ayer a las órdenes de Valverde, pero el técnico y el propio jugador son precavidos con la Roma a la vuelta de la esquina (miercoles, ida de la Liga de Campeones en el Camp Nou). El '10', además, está bajo presión tras el 6-1 encajado por la albiceleste, partido que vio desde el palco. En su país no se entendería que sí arriesgara ahora cuando no lo hizo ante un amistoso tan complicado. En cualquier caso, todo indica que viajará y que estará en el Sánchez Pizjuán, pero posiblemente en el banquillo.

El Barça sí recupera a Luis Suárez tras cumplir su partido de sanción contra el Athletic. El uruguayo, que viene de marcar su gol 50 con Uruguay, podría formar en ataque con Dembélé y Coutinho, con opciones también para Alcácer, que logró un doblete en la primera vuelta ante el Sevilla (2-1) y que marcó también antes del parón de selecciones frente al conjunto vasco de Ziganda. Son baja segura Digne, que regresó de Francia con una lesión muscular y tiene para tres semanas, y Busquets, aunque ya se le espera contra la Roma tras la lesión en un dedo del pie ante el Chelsea. Los 'tocados' con sus selecciones Ter Stegen, Piqué e Iniesta estarán disponibles.

El equipo azulgrana arranca la jornada con 11 puntos de ventaja sobre el Atlético con 27 en juego, por lo que cada victoria le acercaría cada vez más al título. En esta ocasión, tras haber cedido a 16 internacionales a las selecciones, el rendimiento colectivo es una incógnita ante un gran rival como el Sevilla, que está mejor en la Champions que en la Liga.

El Sevilla, que también piensa en su histórico pulso de Liga de Campeones contra el Bayern, no puede contar con el sancionado Sarabia, en gran forma, ni con el lesionado Corchia, pero sí recupera a Navas tras su lesión muscular. La estadística no está de su lado, pues sólo ha ganado en uno de los diez últimos partidos de Primera que le han enfrentado en el Pizjuán al conjunto 'culé', que en este período ha obtenido seis victorias y tres empates. Su entrenador, Montella, reveló: «No me gustaría que jugara Messi, pero, por otro lado, sí, porque tiene condiciones increíbles y siempre es bueno verle jugar. No me sorprendería que jugara». Pidió a sus jugadores que «intenten tener el máximo posible la posesión del balón, porque si la tienen ellos, va a ser más complicado obtener un buen resultado».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos