Doble ración italiana para Madrid y Barça

Los blancos reeditarán la final de 2017 ante la Juve, los culé se encuentran con la Roma y el Sevilla se medirá al Bayern

ÓSCAR BELLOT

madrid. La final de la última edición de la Liga de Campeones se reeditará en esta ocasión en cuartos de final, donde habrá doble duelo hispano-italiano. El duelo entre Real Madrid y Juventus fue el cruce estrella que deparó ayer el sorteo, con la ida el 3 de abril en Turín y la vuelta el 11 en el Santiago Bernabéu. Más suerte tuvo, a priori, el Barcelona, que se medirá a la Roma, aunque deberá disputar el primer partido en el Camp Nou el 4 de abril para viajar el día 10 al Olímpico. El Sevilla tendrá un duro adversario en su regreso a cuartos 60 años después, ya que tendrá que enfrentarse al poderoso Bayern con la ida el 3 de abril en el Pizjuán y la vuelta el día 11 en el Allianz Arena. El otro pulso de cuartos será un enfrentamiento fratricida entre los dos conjuntos británicos supervivientes de los cinco que iniciaron el torneo, Liverpool y Manchester City. Anfield acogerá la ida el 4 de abril y el Etihad será el escenario de la vuelta seis días después.

La mano del exfutbolista ucraniano Andrei Shevchenko fue la encargada de sacar las bolas en un sorteo de alto voltaje en el que los cuatro grandes favoritos a levantar la 'orejona' el próximo 26 de mayo en Kiev -Real Madrid, Barcelona, Manchester City y Bayern- lograron esquivarse entre sí.

El bombazo saltó en el tercer cruce, que deparó el emparejamiento entre Juventus y Madrid. Los dos equipos que disputaron la final de Cardiff el pasado 3 de junio volverán a verse las caras tras apear en octavos a Tottenham y Paris Saint-Germain, respectivamente. Diecinueve veces se han visto las caras en Europa, con nueve victorias para el cuadro merengue, ocho para la escuadra bianconera y dos empates. Entre sus duelos, dos finales en las dos últimas décadas, con triunfo blanco en ambos casos que depararon la 'séptima' en Ámsterdam y la 'duodécima' en Cardiff.

Tras cosechar su segunda Champions como entrenador, Zinedine Zidane, que no ha perdido ninguna eliminatoria como timonel de la escuadra de Chamartín, persigue la tercera como tabla de salvación para el Real Madrid esta campaña, aunque para ello tendrá que eliminar al club cuya camiseta vistió durante cinco cursos antes de enfundarse la elástica blanca en 2001.

La ilusión hispalense

Más benevolente fue el sorteo para el Barça, que tras doblegar al Chelsea en octavos se medirá a la Roma, verdugo del Shakhtar Donetsk. Cuatro veces se han visto en Europa, con una victoria por barba y dos empates. El conjunto de la capital italiana vuelve a pisar los cuartos una década después. Lo hace en el primer curso del español Monchi como director deportivo de la escuadra 'giallorossi' y con el bosnio Edin Dzeko como principal amenaza y un solidísimo Alisson en la potería. «No se puede decir que hayamos estado muy afortunados en el sorteo, porque nos ha tocado quizás el más disfícil», señaló Monchi.

Tras hacer claudicar al United en Old Trafford, al Sevilla le tocará lidiar de nuevo con uno de los grandes de Europa. El cuadro hispalense tendrá como adversario al Bayern, cuyo palmarés adornan cinco Copas de Europa y que ha ganado 18 de sus últimos 19 encuentros.

«Medirse a un histórico, un club grande en esta competición como es el Bayern no va a ser nada fácil», dijo Óscar Arias, director deportivo, que enfatizó que pese a ello afrontan la eliminatoria «muy ilusionados». «Conozco bien al Sevilla. Juegan un fútbol creativo y desde el cambio de entrenador son más estables defensivamente», avisó Jupp Heynckes, que persigue su tercera 'orejona' tras ganar la séptima del Real Madrid y la quinta y última del Bayern.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos