Dimite el responsable de los árbitros del fútbol malagueño

Dimite el responsable de los árbitros del fútbol malagueño

Alberto Ruiz Barba renuncia al cargo al no sentirse respaldado por los dirigentes andaluces

Sergio Cortés
SERGIO CORTÉS

Era la crónica de un adiós anunciado. Su nombramiento no estaba muy en la línea de lo habitual en el fútbol andaluz, así que no sorprende mucho que Alberto Ruiz Barba haya decidido presentar la dimisión como responsable de los árbitros malagueños de fútbol al no sentirse respaldado por la Federación Andaluza y, sobre todo, por el Comité Andaluz de Árbitros. Paradójicamente, sí lo hizo con motivo del amistoso España-Costa Rica él actual presidente de la Federación Española, Juan Luis Larrea.

Aunque oficialmente Ruiz Barba argumenta razones personales para su marcha, todo parecía indicar que tarde o temprano se produciría. Cuando se produjo su designación a comienzos de año, el presidente de la Andaluza, Eduardo Herrera, buscaba pasar página tras la fractura interna en la delegación malagueña. El nuevo responsable no tenía precisamente el perfil por el que suele decantarse el presidente del Comité Andaluz, Felipe Santos, que incluso no ocultó en su presentación oficial que apenas le conocía.

En menos de un año Ruiz Barba se había granjeado el apoyo unánime de los árbitros malagueños al modernizar el colegio con una obra de remodelación, mejoras en las aulas (ahora con Internet y con cañones para la emisión de imágenes), jornadas de tecnificación y actualización, una estructura más dinámica y hasta servicios de fisioterapeuta y preparador físico. Además, recuperó a las figuras más importantes que ha tenido el arbitraje malagueño (empezando por los internacionales Martín Navarrete y López Nieto), a los que había ninguneado el anterior delegado durante casi dos décadas. De ahí que ayer, cuando la noticia de la dimisión del delegado corrió como la pólvora entre los colegiados malagueños, los apoyos de estos a Ruiz Barba fueran unánimes.

El delegado saliente, que ejerce como profesor y había aceptado el puesto ante el delicado momento que se vivía internamente, ha optado por renunciar a un cargo remunerado al no sentirse respaldado y entender que su continuidad podía ser perjudicial para los árbitros malagueños cara a sus ascensos o simplemente su continuidad en las respectivas categorías. Herrera y Santos tienen ahora el camino libre para buscar una persona más afín a ellos. Como conviene apuntar que la elección de los delegados y la gestión de los distintos colegios no pertenece al Comité Técnico de Árbitros, sino a las Territoriales, un modelo que es fuertemente cuestionado desde hace muchos años por LaLiga, los jugadores, los entrenadores y hasta un sector muy importante de los propios árbitros.

Temas

Fútbol

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos