Mundial de Clubes

El VAR, cuestión de entendimiento

Sandro Ricci acude al monitor del VAR durante el Al Jazira - Real Madrid./Reuters
Sandro Ricci acude al monitor del VAR durante el Al Jazira - Real Madrid. / Reuters

Lo sucedido durante el Al Jazira-Real Madrid vuelve a cuestionar el sistema, que funcionó bien en la prueba de París pero ha fallado en las dos ediciones del Mundialito

GONZALO BARQUILLA

El videoarbitraje fue el gran protagonista de las semifinales del Mundialito de Clubes entre el Al Jazira y el Real Madrid, que terminó con la victoria de los blancos por 1-2, al punto de convertir el partido en uno de los más surrealistas que se recuerdan. La ayuda tecnológica, ideada por la International Board (IFAB) para impartir la justicia en el mundo del fútbol, termina por provocar, en ocasiones, mayor controversia con las jugadas polémicas ya que sólo puede usarse únicamente en cuatro situaciones del juego: después de un gol, en una jugada de posible penalti, para una expulsión directa o para corregir la identidad de un futbolista sancionado. Sandro Ricci, el árbitro de la semifinal, tardó entre dos y cuatro minutos para tomar una decisión en las tres jugadas claves del encuentro. «En el campo te vuelves loco con tanto parón», decía Nacho tras el partido.

La primera polémica llegó tras un tanto anulado a Karim Benzema por un choque entre Cristiano Ronaldo y un rival. Los madridistas interpretan que el luso no interfirió. La segunda acabó por provocar un malestar entre algunos jugadores blancos, como Casemiro. El colegiado brasileño anuló nada más ver el gol del propio centrocampista por fuera de juego, pero poco después dio por válido lo sucedido al decirle por el pinganillo que el '14' no había cometido falta en el momento de cabecear a la red. Cuando los madridistas celebraban el tanto, Ricci consultó de nuevo el VAR ya que en una de las repeticiones se observaba una posición ilegal de Benzema, y decidió finalmente anularlo para sorpresa de todos. Una tardanza y rigurosidad excesiva para el vestuario blanco.

Zinedine Zidane se mostró confuso el pasado miércoles tras la dubitativa actuación arbitral. «En el gol de Casemiro lo que pita es fuera de juego. No hablé con el árbitro. No vamos a entrar en detalles, el problema es que estamos tres o cuatro minutos para tomar una decisión y no es agradable, es raro, pero hay que sacar lo bueno de estas cosas», señaló sin comentar que el posible 2-0 estuvo bien anulado y se hizo de manera más rápida. «En estos torneos en los que hay tanto en juego, hay que utilizar todo tipo de técnicas. Les han anulado a ellos su gol y nos han anulado el nuestro por unos centímetros de fuera de juego. Si vemos la importancia de este tipo de decisiones, para hacer justicia es algo bueno, es algo que nos ayuda y creo que solo lleva un minuto o minuto y medio de analizarlo», explicó Henk Ten Cate, técnico del Al Jazira, que por su parte defendió a capa y espada la implantación del VAR.

El recurso del monitor

Luka Modric, que la pasada edición del Mundialito mostró su deseo de que la tecnología «no continúe» porque «no es fútbol», fue más tolerante esta vez: «Dije lo que dije el año pasado. A algunos no les gustó. Es un poco confuso, todavía. El gol de Casemiro dicen que era fuera de juego porque Karim molestó a otro jugador, pero para mí no era así. Hay muchas opiniones al respecto. Puede ayudar en algunas cosas del juego, pero no podemos hacer nada». Más tajante fue Gareth Bale, que considera «el fútbol mejor sin VAR», «a mi personalmente no me gusta», señaló.

En lo que muchos no han caído, y sí comentan desde el Comité Técnico de Árbitros cuando se les cuestiona la inminente llegada del sistema a la Liga en la próxima campaña, es el factor del idioma. Una comunicación fluida se antoja determinante en el funcionamiento del VAR. Los colegiados de campo del Al Jazira - Real Madrid eran brasileños, pero el cuarto árbitro (el uruguayo Andrés Cunha) y el cuerpo arbitral del videoarbitraje no compartieron nacionalidad, por lo que se comunicaron en inglés. En las dos ediciones terminó sucediendo que el árbitro principal, el que tiene la última decisión, acudió al monitor para zanjar dudas.

Algo que no sucedió en otras pruebas que se hicieron con éxito. Basta recordar el buen funcionamiento de la tecnología en el amistoso entre España y Francia el pasado mes de marzo, donde el cuerpo arbitral de campo y del videoarbitraje compartieron la nacionalidad alemana, facilitando la comunicación. Félix Zwayer fue el encargado de dirigir el duelo en el Stade de France, con resultado de 0-2 para los de Julen Lopetegui. El alemán, en comparación al árbitro del Al Jazira-Real Madrid, tardó escasos minutos en aclarar dos polémicas que dejó el encuentro. Acertó en anular un gol a Antoine Griezmann por fuera de juego y en dar por válido un tanto de Gerard Deulofeu mal sancionado en primera instancia. Así pues el VAR continúa con su adaptación y abre las primeras brechas entre los futbolistas, lo que se muestran por la labor del videoarbitraje y los que no. El presidente de la FIFA, Gianni Infantino, mantendrá su uso en este torneo ya que desea utilizar el VAR en el Mundial de Rusia 2018 aunque meses antes, en marzo, deberá ser la IFAB la que tome una medida sobre si prolonga su uso o no.

Francia y España se sumarán a Italia y Alemania

En Francia, pese a ese mal recuerdo del duelo con España se suman al videoarbitraje. «El video estará en la Ligue 1 la próxima temporada», anunció el presidente del Guingamp, Bertrand Desplat, a la salida de la asamblea general de la Liga de Fútbol Profesional gala (LFP). «Si todo va normal, debería comenzar desde el inicio de temporada», señaló por su parte el presidente de la Federación Francesa (FFF), Noel Le Graet. «Es una buena iniciativa, todos los presidentes de clubes lo desean, también los árbitros. Creo que hay que hacer como en la mayor parte de los países desarrollados (Italia y Alemania en los que nunca el proceso es tan largo como lo visto en el Mundialito) y seguir esta tendencia. Al menos en algunas acciones el vídeo es necesario», señaló por su parte Jean-Michel Aulas, presidente del Lyon.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos