Cuatro ases para un puesto

Isco, Bale, Asensio y Lucas Vázquez llegan lanzados a Turín, donde sólo uno de ellos tendrá sitio en el once de Zidane

ÓSCAR BELLOT

madrid. Bendito dilema el que se le plantea a Zidane para la visita que rendirá el Real Madrid mañana a Turín. Con diez plazas que parecen fijas en el once que encarará a la Juventus, el técnico tendrá que sopesar los méritos de cuatro futbolistas que llegan pletóricos tras sumar argumentos con sus últimas actuaciones para ganarse el único puesto que, salvo sorpresa de última hora, queda disponible. Isco, Bale, Lucas Vázquez y Marco Asensio no quieren perderse la cita, por lo que han aprovechado sus últimos partidos para colocar al galo en un aprieto.

No tiene dudas Zidane en la portería, donde Keylor Navas es inamovible. Tampoco en la retaguardia, en la que sólo Varane repetirá respecto al equipo que venció el sábado por 0-3 a Las Palmas. Volverá a tener el francés como compañero en el eje de la zaga a Sergio Ramos, que ayer se entrenó con normalidad, superadas las molestias que le impidieron viajar a Gran Canaria. Regresarán también a los laterales Carvajal, ausente en Liga por sanción, y Marcelo, al que Zidane dio descanso tras los exigentes compromisos con la selección brasileña. Fijos son también Casemiro, Modric y Kroos en la medular, en tanto que Cristiano Ronaldo y Benzema formarán en la delantera. Resta, por tanto, una vacante y es ahí donde tiene trabajo el preparador, reafirmado por la imperial marcha de su equipo en el último mes y medio de competición, con diez victorias y una única derrota en los once últimos partidos.

Pugna duro por esa plaza Isco. Pese a que ha perdido en los últimos meses la condición de titular que se ganó con su brillante desempeño la pasada campaña, viene de completar una actuación redonda con la selección española en el amistoso ante Argentina, en el que logró un 'hat-trick'. «Los partidos con la selección me dan la vida, aquí tengo la confianza del míster. En el Madrid quizá no me la he ganado, pero sigo teniendo mucha ilusión por trabajar, por seguir mejorando y por ser titular en mi equipo y en la selección», manifestó el malagueño.

Bale lleva su mejor inicio goleador de año desde que está en el Real Madrid, diez dianas

Confianza

Zidane recogió el guante días después para enfatizar su confianza en el benalmadense. «Isco es muy importante para mí y lo va a ser siempre», dijo el técnico, cerrando las puertas a una salida del '22'. Pese a que sólo ha sido titular en 18 de los 30 partidos de Liga, Isco fue uno de los elegidos para disputar de inicio la final de Cardiff. Su alistamiento en el Juventus Stadium permitiría a Zidane reeditar aquel equipo que maravilló a Europa en una soberbia segunda parte. Al andaluz se encomendó también en la ida de octavos frente al PSG, donde ofreció trabajo y sacrificio, aunque en la vuelta sólo jugó ocho minutos, toda vez que Zidane se decantó por la verticalidad de Asensio y Lucas Vázquez.

Con el balear y el gallego en los costados ha completado sus mejores actuaciones esta temporada el Real Madrid. Goleadas ante el Apoel, el Sevilla, la Real Sociedad o el Girona contaron con la decisiva contribución de los dos internacionales españoles, aunque fue en la eliminatoria contra el PSG donde dejaron una impronta indeleble. Capitales en el 3-1 en el Santiago Bernabéu, especialmente el mallorquín con dos asistencias, fueron titulares en el Parque de los Príncipes, donde también brillaron con su permanente brega. Disputaron íntegro el partido ante Las Palmas, lo que podría favorecer a Isco, que llegará más fresco de piernas a Turín.

También jugó los 90 minutos Bale en Las Palmas. Relegado al banquillo en los dos choques frente al PSG, el galés se ha revuelto a base de goles contra una situación en la que parecía tener pie y medio fuera del clu. Lleva diez tantos en lo que va de 2018, su mejor inicio de año en este equipo, a los que hay que sumar los tres que anotó con Gales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos