Cuartos | Ida

Vitolo, mejor por la izquierda

Vitolo, en una acción ante Corchia. /Kiko Huesca (Efe)
Vitolo, en una acción ante Corchia. / Kiko Huesca (Efe)

El extremo canario, sin precisión en el pase, sólo disputó la primera parte ante su exequipo, en la que se movió de banda cada cuarto de hora

Amador Gómez
AMADOR GÓMEZMadrid

Tras debutar con el Atlético el pasado 3 de enero, cuando jugó la última media hora en Lleida en Copa, y estrenarse como titular en el Wanda seis días después, para marcar un gol y disputar el partido completo contra el equipo catalán, Vitolo sólo participó este miércoles en la primera parte contra su exequipo. Diego Pablo Simeone sustituyó al descanso al extremo canario, que se movió de izquierda a derecha cada cuarto de hora y, a pesar de que estuvo muy activo en ataque y defensa, demostró que aún le falta integración en el equipo y, sobre todo, precisión en el pase.

Vitolo no pudo mantener su corto idilio con la Copa ante el Sevilla, al menos en el estadio rojiblanco, donde aunque actuó con criterio en el frente ofensivo e intentó más de un desborde en banda, sólo disparó una vez a portería. Lo hizo en el minuto 39, con un remate flojo con la derecha a las manos de Sergio Rico. Dos minutos antes fue arrollado en el área por Mercado, pero el exsevillista que estuvo cedido en Las Palmas los cinco primeros meses de la temporada ya se estaba cayendo. Más de un rojiblanco reclamó entonces penalti, pero no lo fue.

Con más pena que gloria en la ida de cuartos de la competición, Vitolo formó por primera vez este curso junto a Griezmann y Diego Costa, pero pese al ambicioso y prometedor arranque del Atlético y del propio Víctor Machín, el canario se fue diluyendo. Simeone le alineó como extremo izquierdo, con Koke por la derecha, pero en principio sólo duró los primeros 15 minutos en esa banda. Entonces se intercambió con el madrileño y, bien marcado por Escudero, entró muchísimo menos en juego.

Su sitio debe ser la izquierda, donde más peligro genera, y ahí regresó a la media hora de encuentro, aunque continuó sin acierto en los centros a los compañeros. Al menos sí se atrevió, como se espera siempre de él, a desequilibrar, ser vertical e intentar el lanzamiento a puerta, pero se echó en falta más mordiente y continuidad. En el pase y en el remate. No fue su tarde, aunque Vitolo, otro punto más de desencuentro en la gran rivalidad entre el Atlético y el Sevilla, sabe que es muy querido por la afición del Metropolitano y que debe tener paciencia porque le esperan muchas más oportunidades. Cuando se citó su nombre por megafonía, el canario fue uno de los más aclamados, junto al siempre contundente y efectivo Diego Costa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos