El Sevilla busca ante el rocoso Leganés su pase a la final de la Copa del Rey

ÓSCAR BELLOT MADRID.

Con la exigua ventaja del 1-1 de la semana pasada en Butarque, el Sevilla se encomienda al factor ambiental para fulminar esta noche el sueño del Leganés de alcanzar la primera final de su historia. Dos veces claudicó en lo que va de siglo el Sevilla en la penúltima ronda de Copa cuando el Sánchez Pizjuán albergó la vuelta.

Por todo ello Montella subrayó la víspera del duelo su convicción de que el respaldo de la afición será «un arma más» para superar al Leganés. Necesita de ella el Sevilla si quiere estar en la final del 21 de abril. No podrá contar el transalpino con Nolito, baja de última hora por una lesión en el adductor derecho que se suma a las ausencias de Kjaer y Corchia.

Con sus mejores espadas acude también el Leganés, que recupera a Rubén Pérez, cuya baja hace una semana mermó mucho el centro del campo 'pepinero', y que podrá contar también con Gabriel, ausente el domingo frente al Getafe. Sólo tiene Garitano las bajas de Szymanowski y Mauro dos Santos, por lo que su once será muy similar al que dispuso hace una semana en Butarque, salvo la entrada de Rubén Pérez por Brasanac y la posible de Eraso por Gabriel. Convertido en uno de los técnicos de moda gracias a su excepcional desempeño la presente campaña tanto en Liga como en Copa, Garitano trató de restar trascendencia al choque, subrayando que para un modesto como el Leganés «todo son finales».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos