Fútbol

Copa del Rey

Cuartos | Vuelta

El Sevilla noquea al Atlético con las armas del enemigo

Miguel Ángel Moyá lamenta el gol de Pablo Sarabia./Afp
Miguel Ángel Moyá lamenta el gol de Pablo Sarabia. / Afp

El equipo de Montella alcanza las semifinales porque manejó todos los detalles ante un rival que ha encajado nueve goles en Liga y cinco en esta eliminatoria

IGNACIO TYLKO

Sufrió en un buen tramo del primer tiempo pero el Sevilla volvió a manejar mucho mejor que el Atlético los detalles, fue mucho más resolutivo en ambas áreas y consumó la sorpresa para convertirse en el primer semifinalista de Copa por un global de 5-2. Enorme mérito de Vincenzo Montella, capaz de revitalizar a su equipo en cuestión de una semana, y segundo golpe terrible en la línea de flotación de Simeone, que ya fracasó sin paliativos al caer en la fase de grupos por no poder ganar al Qarabag. Sintomático, y determinante, que Oblak sólo haya encajado nueve goles en 20 jornadas de Liga y que, sin embargo, en dos partidos del torneo del KO el cuadro de Vincenzo Montella le haya hecho cinco a Moyá. Y casi todos más por errores propios que por virtudes ajenas. Impropio en el equipo del Cholo, que cayó con su propia receta, la de manejar los tiempos, ser concreto en las ocasiones y no errar en defensa.

El Sevilla encarrilló la eliminatoria en el tramo final del primer asalto en Madrid, cuando parecía contra las cuerdas, y en la vuelta sacó un enorme provecho a los goles anotados en el inicio de cada período. Supo jugar con el resultado y la ansiedad del adversario. Además, encontró a Banega cuando necesitó defenderse con el balón y a Sergio Rico en momentos clave de la segunda parte. El Atlético nunca se rindió pero se mostró romo en ataque, salvo el golazo de Griezmann al cuarto de hora, endeble atrás porque asumió muchos más riesgos que de costumbre y precipitado en el tramo final, preso ya del resultado y de los tres cambios realizados por Simeone que contribuyeron a un desbarajuste táctico. Cayó pronto en un torneo que buscaba y lo hizo sin Diego Costa, lesionado, y sin Vitolo, carne de banquillo.

Marcar territorio

Montella supo mentalizar a sus jugadores para que salieran presionantes, dispuestos a marcar territorio, a lograr pornto un gol que les diera cierta tranquilidad. La entrada de Navas en el lateral en lugar del lesionado Corchia fue un mensaje claramente de ataque para un equipo que, salvo el reseñado cambio, repetía el técnico italiano por tercer partido en una semana. Sorprendió con ese comienzo fulgurante a un Atlético que quizá se esperaba a un enemigo más timorato. Nada más sacar de centro, los hispalenses tocaron rápido y bien, hasta que Sarabia lanzó un gran centro que golpeó de primeras Escudero para sorpresa de todos los colchoneros, incluido Moyá, que repetió titularidad pese a quedar muy discutido tras el partido de ida.

3 Sevilla

Sergio Rico, Navas, Mercado, Lenglet, Escudero, Banega, N’Zonzi; Sarabia, Mudo Vázquez (PIzarro, min. 83), Correa (Nolito, min. 87) y Muriel (Ben Yedder, min. 73).

1 Atlético

Moyá, Vrsaljko, Godín, Giménez (Thomas, min. 64), Lucas, Correa (Carrasco, min. 59), Saúl, Gabi (Fernando Torres, min. 56), Koke, Griezmann y Gameiro.

Goles
1-0: min. 1, Escudero. 1-1: min. 13, Griezmann. 2-1: min. 48, Banega, de penalti. 3-1: min. 79, Sarabia.
Árbitro
Martínez Munuera (Comité Valenciano): Expulsó a Simeone (min. 81). Mostró amarilla a Giménez, Banega, Gabi, Mudo Vázquez, Koke y Navas.
Incidencias
Partido de vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey, disputado en el Sánchez Pizjuán ante 39.918 espectadores. El Sevilla pasa a semifinales por un global de 5-2.

Pese a este nuevo golpetazo al medio minuto de juego, el tercero casi consecutivo del Sevilla en la eliminatoria, el Atlético se rehízo en el primer acto. Es un equipo acostumbrado a competir hasta el límite desde que llegó Simeone, buen conocedor, por otra parte, de la idiosincrasia de los nervionenses. Fue ganando metros, espacios y adueñándose de la situación en el centro del campo porque el croata Vrsaljko era lateral en defensa pero volante cuando su equipo atacaba. Y empataron pronto los colchoneros, fruto de un disparo enorme de Griezmann desde unos 28 metros, tras dejada de su compatriota Gameiro, ante el que nada pudo hacer Rico, demasiado adelantado.

Desde ahí hasta el descanso fue bastante mejor el Atlético, pero sin pegada. El Cholo situó a Saúl en el perfil izquierdo y sus compañeros le buscaron con balones altos y cruzados porque el ilicitano es mucho más poderoso por arriba que Navas. Así llegó otra dejada que Griezmann voleó alto con la zurda. Tuvo otra opción seria el Atlético, pero Gameiro no llegó por muy poco al gran centro de Vrsaljko.

Más información

La presión alta de los madrileños dificultaba la salida de balón de su oponente a través de N’Zonzi y Banega. El duelo era una batalla colosal física, táctica y por momentos de juego, aunque había más emoción que fútbol. Unos y otros peleaban a muerte por cada el balón. Sufrían los locales pero tuvieron la ocasión más clara antes del descanso, merced a un centro de Navas y a un cabezazo del Mudo Vázquez. El argentino, jugando entre las líneas enemigas, era el jugador más indetectable para el Atlético.

Se repitió la historia tras la reanudación y esta vez fue un penalti cometido por Saúl al golpear con el hombro a Correa, el que desniveló la contienda. Moyá adivinó la intención, pero Banega lanzó con temple y colocación. Pudo empatar minutos después Correa, el atlético, pero Rico estuvo espléndido y el argentino, como casi siempre, desacertado en el momento clave. Al Atlético le quedaba la gesta, la heroica, ante un Sevilla que supo jugar ya con el tiempo, su afición y el reloj. Ni Torres, ni Carrasco, ni Thomas, ni Saúl de lateral izquierdo, ya a la desesperada, pudieron cambiar la dinámica. Incluso Sarabia culminó su gran noche al culminar una contra. El Sevilla estaba hundido tras recibir una ‘manita’ del Betis pero ahora ve con moderado optimismo el duelo de octavos de la Champions ante el United. Tremendo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos