El Madrid silencia Los Pajaritos a base de penaltis y resuelve la eliminatoria

Zidane celebra su segundo aniversario como técnico blanco con un triunfo sin brillo ante un Numancia molesto con el árbitro

ÓSCAR BELLOT

madrid. Dos tantos de penalti -como en la ida de dieciseisavos contra el Fuenlabrada- y otro de Mayoral en el descuento le dieron al Real Madrid una victoria de puro trámite en Los Pajaritos ante un Numancia que jugó sin complejos pero que acabó duramente penalizado por los contratiempos en forma de lesiones y de decisiones arbitrales que acabaron trocando lo que debía ser una fiesta en una lista de agravios a juicio de la parroquia local. Un público irreductible incluso cuando su equipo se quedó con diez, que no dejó de jalear a sus futbolistas al grito de «Sí se puede» y que llegó a acariciar el milagro con un zurriagazo de Íñigo Pérez que besó el larguero ante un Kiko Casilla pasmado por el descaro rojillo. No entró por centímetros el cuero cuando el marcador reflejaba todavía sólo el gol de Bale, aliviando al vigente campeón de Liga y Champions que tiene en la Copa el único torneo que le queda por conquistar a su laureado técnico pero que para lograr completar el círculo tendrá que conducirse con mayor disciplina y muchísima menos soberbia que la que estuvo a punto de costarle un disgusto en el alocado tramo final del choque.

0 NUMANCIA

3 REAL MADRID

Numancia
Munir, Medina, Gutiérrez, Dani Calvo, Ripa (Luis Valcarce, m. 19; Marc Mateu, min. 46), Grego (Íñigo Pérez, min. 63), Larrea, Dani Nieto, Diamanka, Pere Milla e Higinio.
Real Madrid
Casilla, Carvajal, Vallejo, Nacho, Theo, Llorente, Ceballos (Isco, min. 73), Asensio (Achraf, min. 85), Lucas Vázquez, Bale (Kovacic, min. 60) y Borja Mayoral.
Goles
0-1: min. 34, Bale. 0-2: min. 88, Isco. 0-3: min. 91, Borja Mayoral.
Árbitro
Estrada Fernández (catalán). Amarilla a Larrea, Higinio, Carlos Gutiérrez, Vallejo y Kovacic. Doble a Diamanka (m. 60).

Triunfo visitante que deja sentenciada la eliminatoria en el segundo aniversario de Zinedine Zidane para inaugurar 2018 pero con escaso brillo por parte de su otrora deslumbrante y hoy apagada 'unidad B' que, junto con el rodaje de 60 minutos que el galo concedió al extremo galés, el buen gobierno de Marco Asensio y la electricidad de Lucas Vázquez fue de lo poco que sacó en claro el Real Madrid en su incursión a tierras sorianas, donde volvió a estar a coquetear con el naufragio. Susto suficiente pese a la amplitud final del marcador para volver a poner el foco sobre los jóvenes pero aún poco curtidos talentos blancos.

Con Carvajal como único de los intocables en la formación inicial que dispuso Zidane, al margen de Bale, contó la segunda unidad con una nueva oportunidad para que los Theo, Vallejo, Ceballos, Llorente o Mayoral reivindicasen los minutos de calidad de que gozaron el pasado curso los James, Morata o Kovacic. Dos de ellos, Theo y Llorente, no estuvieron nada bien. Un fallo del segundo estuvo a punto de dar vida al choque antes de que una pillería de Lucas Vázquez desembocase en el segundo penalti, que con Bale ya descansando, convirtió Isco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos