Fin a la epopeya del Leganés

Joaquín Correa dispara para anotar gol ante el Leganés. :: efe/
Joaquín Correa dispara para anotar gol ante el Leganés. :: efe

El Sevilla se impone al modesto pero desacomplejado equipo de Garitano y disputará su cuarta final copera en lo que va de siglo El cuadro pepinero peleó hasta que le noqueó una contra definida por Vázquez

ÓSCAR BELLOT

El Sánchez Pizjuán puso punto final a la epopeya copera del Leganés. Un tanto de Joaquín Correa que culminó una estupenda triangulación con Sarabia y Muriel y otro de Franco Vázquez a la contra en la recta final frustraron el sueño del modesto pero desacomplejado equipo del sur de Madrid de disputar la primera final en sus casi 90 años de historia. Las dos dianas con firma argentina permitirán por contra al Sevilla pelear por otro título copero en la que será su cuarta final del torneo del KO en lo que va de siglo. Pudieron más la tablas del Sevilla y el calor de Nervión que la ilusión del Leganés, que no le perdió la cara en ningún momento al partido, espoleado por el recuerdo de sus hazañas ante Villarreal y Real Madrid, y que mantuvo sin resuello a la parroquia sevillista, aunque hubo de ceder al final ante una escuadra que ha hecho de su feudo un auténtico fortín en Copa, torneo en el que encadena trece partidos sin perder como local, con doce victorias y un empate desde que cayese ante el Racing de Santander en diciembre de 2013.

2 SEVILLA

0 LEGANÉS

Sevilla
Sergio Rico, Jesús Navas, Mercado, Lenglet, Escudero, N'Zonzi, Banega (Pizarro, min. 83), Sarabia (Layún, min. 73), Franco Vázquez, Correa (Sandro, min. 79) y Muriel.
Leganés
Champagne, Tito (Mantovani, min. 83), Bustinza, Siovas, Diego Rico, Rubén Pérez, Eraso (Brasanac, min. 57), El Zhar, Gabriel Pires, Amrabat (Raúl García, min. 72) y Beauvue.
Goles
1-0, min. 14: Correa. 2-0, min. 89: Franco Vázquez.
Árbitro
Xavier Estrada Fernández (Comité Catalán). Mostró amarilla a Amrabat.
Incidencias
Partido de vuelta de semifinales de la Copa del Rey disputado en el Ramón Sánchez Pizjuán ante 39.705 espectadores.

Resistieron ambos contendientes la tentación de especular. Mostrando personalidad desde el inicio, tanto el humilde conjunto madrileño como el experimentado cuadro andaluz persiguieron el gol desde el comienzo. Apretaba el Leganés con una intensa presión como la que le permitió dar jaque mate al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. Pero la actitud con la que acometió el duelo el Sevilla estuvo en las antípodas del displicente talante del inexperto once que plantó Zinedine Zidane en aquel choque. La seriedad del Sevilla tuvo pronta recompensa. Incursionó Sarabia por dentro para abrir a la banda por la que acometía Muriel. El colombiano, que en las últimas semanas ha empezado a justificar su condición de fichaje más caro de la entidad nervionense, aprovechó la blandura de Siovas a la hora de encimarle por miedo a cometer penalti para remontar hasta el fondo y soltar un pase atrás que recogió Correa para batir a Champagne. El argentino, que ya le había marcado dos goles al Cartagena en dieciseisavos y que anotó también frente al Cádiz en octavos y el Atlético en cuartos, selló así su quinta diana en el torneo, confirmándose como máximo artillero del mismo.

No se arredró con el tanto el Leganés. Fiel a los principios que le han convertido en una de las grandes revelaciones de la temporada, dio un paso al frente, con Gabriel Pires como principal protagonista. Tuvo el brasileño una par de buenas oportunidades para examinar a Sergio Rico. Muy bien plantado en el centro del campo y punzante por las bandas, llevaba sin embargo más peligro el Sevilla, especialmente cuando los medios se asociaban con Muriel, un quebradero de cabeza para la zaga del Leganés que además de asistir en el tanto de Correa, dejó otro detalle de calidad al sentar a Bustinza antes de que Tito salvase el tiro posterior de Banega, con Champagne descolocado. Volvería a evitar el segundo el madrileño al sacar bajo palos un bombeado remate de cabeza de Escudero al final del primer tiempo.

Como en la ida, el Sevilla hizo méritos para ampliar su ventaja antes del intermedio, pero el Leganés se resistió a ver morir el sueño. Amenazó especialmente con un disparo lejano del exbético Rubén Pérez que buscó la escuadra pero se marchó escorado. Pero, presionado por el crono, el equipo de Garitano se vio forzado a adelantar líneas. y el Sevilla acabó matando el duelo a la contra con un soberbio gol de Franco Vázquez.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos