El empuje del Sevilla no acaba con el sueño copero del Leganés

EFE

madrid. Leganés y Sevilla se anularon en Butarque (1-1) y dejan para el partido de vuelta el desenlace de la eliminatoria de semifinales de la Copa del Rey. Decidió Garitano dar continuidad a los 'héroes' del Bernabéu con un par de modificaciones. Raúl García ocupó el lateral izquierdo, y no Diego Rico, mientras que Gabriel adelantó su posición hacia el sitio de Eraso. Este último fue al banquillo, y jugó Gumbau junto a Brasanac. Por su parte, Montella siguió en su línea, apostando por el mismo once que exhibió en la vuelta de cuartos contra el Atlético .

1 LEGANÉS

1 SEVILLA

Leganés
Champagne; Tito, Bustinza, Siovas, Raúl García; Gumbau, Brasanac (Eraso, min.46); El Zhar (Diego Rico, min.82), Amrabat (Omar Ramos, min.75), Gabriel; y Beauvue.
Sevilla
Sergio Rico; Jesús Navas, Mercado, Lenglet, Escudero; Nzonzi, Banega; Sarabia, Correa, Franco Vázquez; y Muriel (Nolito, min.75).
Goles
0-1, m.20: Muriel. 1-1, min.55: Siovas.
Árbitro
González González (Comité castellano-leonés). Amonestó a Brasanac, Escudero, Vázquez, Lenglet, Sarabia y Omar.
Campo
Butarque. 11.454 espectadores.

Desde el arranque se vio al Sevilla con ganas de llevarse un buen resultado al enfrentamiento de vuelta. Se entendían bien sus jugadores en ataque, moviendo el esférico en campo contrario con velocidad y precisión. Las vertiginosas conducciones de Sarabia hacían sangrar a la zaga y Muriel dio un aviso cuando remató un esférico que se había paseado por delante de la portería, sacándolo Gumbau desde el suelo cuando olía a gol. Se le escapó en esa al colombiano, pero poco después acabó celebrando. Una pérdida de Beavue en la medular y la posterior transición andaluza dejó en situación de dos para dos a Sarabia y al propio Muriel con Bustinza y Siovas. Abrió el primero y definió el segundo de tiro cruzado. Un tiro de Correa y un zapatazo de Lenglet casi amplían la renta.

En el segundo tiempo entró Eraso por el amonestado Brasanac. A ese cambio de piezas se le sumó una mentalidad más valiente del Leganés. Y lo vio recompensado aunque para ello tuviera que sonreírle la fortuna gracias infortunio del guardameta Sergio Rico. El portero cobró protagonismo en lo negativo al intentar despejar en el segundo palo un balón aéreo procedente de un córner. No acertó en su idea y Siovas, casi sin querer, acabó tocándola de cabeza rumbo a las mallas.

Emergió entonces de nuevo el mejor Sevilla. Cómodo en la contra, vertical, hábil a la hora de encontrar los pasillos interiores pese a no renunciar al juego abierto. En ese tramo Banega dispuso de la más clara, pero su intento se perdió por la línea de fondo. Aún así, fue el Leganés quien se mostró más voluntarioso durante el cuarto de hora que servía como colofón a la cita.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos