Diego Costa no defrauda en su regreso con un Atlético que sentenció al Lleida

JULIÁN ALÍA

madrid. Felicidad completa para el Atlético en su primer duelo del año. Sentenció su ronda de octavos de Copa en el encuentro de ida, a domicilio frente al Lleida, que será recordado como el estreno de Vitolo y el retorno de un Diego Costa que no necesitó más para estrenarse como goleador en 2018. Para entonces, los tantos de Godín y Fernando Torres en el primer tiempo ya habían encarrilado el duelo y permitieron al equipo madrileño jugar con tranquilidad. La goleada la redondeó Antoine Griezmann con una falta en el descuento.

Sin embargo, el partido lo comenzó dominando el Lleida durante los primeros instantes. Nada más empezar la segunda parte, y con 0-2, comenzaron su calentamiento Diego Costa y Vitolo, acompañados de Griezmann. Justo antes de la hora de partido, debutó el canario. El hispanobrasileño regresó cinco minutos más tarde, sustituyendo a Correa. Extraño resultó el redebut de Diego Costa. Como si nunca se hubiese ido ni tampoco pasado más de tres años y medio alejado del Cholo, en menos de cinco minutos, anotó y se lesionó. Todo en la misma jugada, lo que le obligó a permanecer en la banda durante unos instantes mientras lo atendían para regresar después al terreno de juego.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos