El Celta recibe al Atlético con una grada de Balaídos cerrada por decisión municipal

Grada de Río de Balaídos, en la que se ha detectado un fallo. :: efe/
Grada de Río de Balaídos, en la que se ha detectado un fallo. :: efe

El club vigués solicitó a su rival jugar en el Wanda Metropolitano y cambiar el orden de los partidos, pero no fue aceptado

AGENCIAS VIGO.

El Celta recibirá esta tarde (16.15 horas) al Atlético de Madrid con una grada de Balaídos cerrada (la de Río) por seguridad, por decisión del Ayuntamiento de Vigo. «Una vez bajada la estructura y sometidas las esferas en las que se encajan las barras a las pruebas pertinentes, los ingenieros de la dirección de obra confirman que no se puede garantizar la seguridad en esa grada durante el partido», afirma el ayuntamiento en su comunicado.

A principios de semana los operarios detectaron que un total de trece de las barras metálicas de la estructura del módulo central de la cubierta se habían soltado, lo que provocó que el viernes se procediera a su retirada para arreglar el desperfecto. El Ayuntamiento recuerda que su «principal objetivo» es velar por la seguridad de los espectadores, por lo que decide «acatar las indicaciones técnicas que obligan al cierre de esta grada».

La grada de Río de Balaídos ya estuvo cerrada en los amistosos veraniegos que el Celta disputó contra el Roma y el Udinese, y más recientemente contra el Pachuca. Es la misma grada que el 4 de febrero motivó la suspensión del partido Celta-Real Madrid de la Liga debido a los daños causados en la cubierta por el fuerte temporal que azotó a Galicia aquella noche.

Varios aficionados del Celta pidieron ayer «una solución» a la directiva que preside Carlos Mouriño después del cierre ordenado por el Ayuntamiento y de que el club anunciase que era «imposible» reubicar a los socios en otra grada. «Es una vergüenza que los socios que pagamos religiosamente nuestra cuota no recibamos ninguna explicación y no podamos asistir al partido. Y lo peor es que en las taquillas no había nadie para explicarlos nada. Sólo pedíamos una explicación», explicó una aficionada celeste con más de diez años como abonada del Celta.

Además, el Celta pidió a LaLiga la suspensión del partido por «falta de seguridad», pero fue rechazada por la patronal. Esto motivó que la directiva del Celta también le ofreciese al Atlético jugar el partido de hoy en el Wanda Metropolitano y el de la segunda vuelta en Balaídos, lo cual tampoco fue aceptado por el club madrileño.

Fotos

Vídeos