El Barça afronta la última etapa antes de la cuenta atrás

Messi, Digne y Rakitic, en el entreno de ayer. :: alberto estévez. efe/
Messi, Digne y Rakitic, en el entreno de ayer. :: alberto estévez. efe

Valverde habla de «un abril terrible» y por eso recuerda que hay que ganar al Athletic pese a las bajas de Luis Suárez y Busquets

RODRIGO ERRASTI MADRID.

Los 'parones' en la Liga por los compromisos de las selecciones se han convertido en pequeñas metas para los entrenadores, que, como si de una gran vuelta ciclista se tratara, dividen la temporada en varias etapas con una finalidad psicológica: a los jugadores les es más fácil vislumbrar así objetivos más cercanos antes del tramo final. Valverde ha preparado a sus jugadores para llegar a la última interrupción de las competiciones de club con los deberes hechos: el pase a la final de Copa, la clasificación para los cuartos de final de la Liga de Campeones y el liderato en la Liga. De momento, todo funciona, pero para mantener el optimismo el último reto es derrotar al Athletic hoy en el Camp Nou y seguir así, como mínimo, con ocho puntos de ventaja.

«Comienza la cuenta atrás y al regreso de las selecciones afrontaremos un mes de abril terrible por el calendario porque nos jugaremos la temporada en Liga, con la final de Copa ante el Sevilla y los cuartos de final frente a la Roma en la Liga de Campeones, si me lo dicen antes de comenzar la temporada lo hubiera firmado con sangre, pero por eso el partido ante el Athletic es tan importante, para seguir sumando antes de lo que viene», manifestó ayer Valverde.

Para enfrentarse a su exequipo, el técnico no podrá contar con dos jugadores imprescindibles como el sancionado Luis Suárez y el lesionado Busquets, además de otras bajas por lesión (Semedo, Denis Suárez y Vermaelen, el último en caer en el entrenamiento del jueves, aunque no es grave y viajará con Bélgica). Así las cosas, Valverde no ha tenido que meditar nada para hacer una lista de 18 jugadores con los 17 disponibles, incluido Yerry Mina, y el primero de la fila del filial, Aleñá, de quien Valverde dice que «tiene un gran futuro en el club».

Valverde no se fía del mal momento de sus ex ugadores del Athletic, que ademas ha perdido en sus últimas trece visitas al Camp Nou: «Siempre es peligroso», dijo. «El Athletic también tiene a ocho puntos Europa y puede intentarlo». Tras el adiós en la Liga Europa ante el Olympique de Marsella, Ziganda, excompañero y gran amigo de Valverde, vive su peor momento, cuestionado por su propia afición. En mitad de la tabla, no renuncia a nada. En el Camp Nou no podrá contar con los lesionados Yeray Álvarez y Mikel Rico, pero avisa que «es complicado sorprender al Barça, pero no imposible; se tienen que juntar un montón de cosas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos