Bale reclama un sitio en Turín

El galés luce con dos tantos en la plácida victoria del Madrid ante Las Palmas, empañada sólo por la lesión de Nacho

ÓSCAR BELLOT

madrid. Plácida tarde para el Real Madrid, que con un equipo de circunstancias por la cercanía del crucial duelo europeo ante la Juventus, superó casi sin despeinarse a Las Palmas en un encuentro en el que la única mala noticia fue la insólita lesión de Nacho en el primer tiempo. Un par de esfuerzos le bastaron a los blancos para sumar su quinta victoria consecutiva en este mes de marzo que despidieron haciendo pleno tras superar a Getafe, Eibar, Girona y Las Palmas en Liga y al PSG en la Champions.

Notable alto para la segunda unidad que, con la presencia de meritorios que se han arrogado la condición de titulares a base de goles y asistencias como Asensio y Lucas Vázquez, jerarcas como Modric y Casemiro alistados por aquello de evitar sustos y dos estrellas siempre bajo lupa como Bale y Benzema, goleó a una escuadra valiente pero sin mimbres futbolísticos para lograr una salvación que cada vez se antoja más enrevesada.

Dos goles de Bale, uno de ellos de penalti, y otra diana de Benzema, también desde los once metros, sirvieron al Real Madrid para sumar los tres puntos a tres días de visitar el Juventus Stadium, único foco de todos los pensamientos en Chamartín estos días. Quedó claro desde que Zidane hizo la convocatoria, dejando en Madrid a pesos pesados como Cristiano Ronaldo, Kroos o Marcelo además de los tocados Sergio Ramos e Isco y el sancionado Carvajal.

Peleó Las Palmas mientras tuvo fuelle. Amenazó el cuadro local con un disparo de Calleri que se fue fuera y luego con un tiro de Halilovic que salvó con algún que otro apuro Keylor Navas. Lucía el croata, puntal de una escuadra que llegaba con cierta facilidad, con Momo desperdiciando quizás la ocasión más clara poco después de que Chichizola sacase un disparo de Marco Asensio que olía a gol.

Perdonó el conjunto insular y, como suele ocurrir en estos casos, le pasó factura el Real Madrid. Filtró un pase Modric al espacio por el que se internaba Bale. Corrió como un galgo el galés, que se plantó solo ante Chichizola para batirle con el empeine.

Penalti de Calleri

No es noticia que marque el galés, segundo máximo artillero del Real Madrid esta temporada con 14 tantos entre todas las competiciones y que cortó una sequía de siete partidos consecutivos sin marcar lejos del Bernabéu para ratificar su mejor inicio de año en cuanto a goles, con diez en lo que va de 2018. El partido se puso de cara, y aún más cuando el árbitro señaló penalti por derribo de Calleri sobre Lucas Vázquez. Con Cristiano guardando fuerzas en Madrid, fue Benzema el encargado de ejecutar la pena máxima. Sobrio en el golpeo el francés, que pudo celebrar así su partido 400 vistiendo de merengue.

Apremiaba la situación al cuadro insular que dos goles abajo y a siete puntos de la salvación de marca el Levante, reconfiguró su dibujo para jugar con dos puntas tras la entrada de Erik Expósito. Pareció coger vuelo Las Palmas, pero entonces llegó la sentencia del Madrid. Derribó Ximo Navarro a Bale y fue esta vez el galés el que agarró el balón para hacer el 0-3.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos