Bale entierra el debate sobre su futuro en el Real Madrid

Bale. :: efe
Bale. :: efe

Mourinho da carpetazo al interés del United y Florentino Pérez descarta su venta tras la reivindicación del galés en Skopje

COLPISA MADRID.

Gareth Bale pasó con nota el examen. Con todos los focos apuntando a su figura, el galés firmó el martes en Skopje una notable actuación a la que sólo le faltó el gol para alcanzar el sobresaliente. Aunque el MVP fue para Isco y la victoria del Real Madrid frente al Manchester United que permitió al conjunto español alzar la cuarta Supercopa de Europa de su historia se sustentó en el dominio del mediocampo ejercido por el malagueño junto a Casemiro, Kroos y Modric, el '11' fue un continuo dolor de muelas para la defensa de cinco que planteó Mourinho. Acabado el encuentro, los actores implicados en la historia de suspense tejida en los últimos días en torno al futuro del extremo dieron carpetazo al culebrón.

«No contemplo la venta de Bale. Es jugador del Real Madrid y estamos muy contentos con él. Es uno de los mejores jugadores del mundo», proclamó Florentino Pérez. «Un jugador que juega una Supercopa europea es porque su entrenador cuenta con él, el club cuenta con él y él cuenta con quedarse en el club en el que está», asumió José Mourinho, que en la víspera había puesto como condición para pelear por el galés que estuviese «en la puerta de salida», lo que, a su juicio, habría quedado evidenciado si Zidane no le hubiese dado carrete en la capital de Macedonia. «No vamos a empezar conversaciones con el Real Madrid ni con Bale. Que se quede y sea feliz», agregó el luso. El aludido remarcó que vive ajeno a los rumores y que su firme deseo es permanecer donde está. «Pongo el foco en mi fútbol y prefiero vivir sin leer ni escuchar nada de lo que se dice. Se hablan muchas cosas pero la verdad es que yo estoy disfrutando en el Real Madrid y nada ha cambiado para mí. Estoy centrado en estar bien, no sufrir lesiones y poder jugar bien», atajó.

Modric, baja

Luka Modric no podrá jugar el domingo en el Camp Nou (22.00 h. Telecinco) la ida de la Supercopa de España contra el Barça. El centrocampista croata del Real Madrid deberá cumplir un partido de sanción tres años después de haber sido expulsado por doble amonestación en el minuto 89 de la vuelta de la Supercopa de 2014 contra el Atlético.

Las sanciones impuestas en la Supercopa de España por dos amarillas se deben cumplir en la misma competición y, dado que el Real Madrid no disputó este torneo en 2015 ni en 2016, se perderá el primer choque del doble duelo contra el Barcelona para decidir un título que se resolverá el día 16 en el Bernabéu.

Fotos

Vídeos