Diario Sur

El Barça sigue atascado

Arda Turan, ayer cabizbajo a la finalización del encuentro. :: efe
Arda Turan, ayer cabizbajo a la finalización del encuentro. :: efe
  • El equipo azulgrana no pasa del empate ante el Hércules en la Copa

Los síntomas han dejado paso ya a una dolencia más que palpable en el Barcelona. El tropiezo copero ante el Hércules se une así a la racha de resultados negativos que viene cosechando en las últimas semanas. Ni las ausencias ni los incontables cambios en el once azulgrana deben evitar una mirada profunda en los sufrimientos ya habituales del equipo catalán para resolver partidos ante rivales de menor categoría. Empató el Barça en el Rico Pérez siendo el único de los grandes que no ganó su partido copero. Lo que incide en el mal momento de los pupilos de Luis Enrique a tres días del choque ante el Real Madrid.

Es verdad que los últimos tropiezos ligueros y el advenimiento del clásico hacían presagiar un vuelco en el once titular de Luis Enrique, pero el fondo de armario dieron lo justo y necesario para no salir derrotado. Hubo descanso para el trío de tenores y tres estrenos oficiales con la zamarra azulgrana para otros tantos imberbes de la cantera: Borja López, Carbonell y Aleñá (en la segunda mitad también lo harían Nili y Cardona). A los nuevos se añadía la vuelta de Umtiti y la redención de Aleix Vidal que parece tener el mínimo interés de hacerle ver a Luis Enrique que se equivoca con él. El partido se animó en la segunda parte cuando el Hércules se adelantó con un disparo de David Mainz (m. 52). Si bien, la sonrisa se desdibujó de la grada del Rico Pérez a los pocos minutos merced a un zarpazo del debutante Aleñá.

Y eso que no encontró el cuadro culé a un rival hipermotivado en su disposición sobre el césped.. No es que le estorbe la Copa al Hércules, que no, pero la eliminación ante uno de los grandes tiene fácil defensa. Para el Barça, en cambio, cada partido de este tipo que no se resuelva de forma cómoda es un palo más en una rueda que ya de por sí no gira con la facilidad de antes.

Reaccionó y mejoró con el gol en contra. Generó algo más de peligro en la meta de Buigues que casi se mantuvo inédito hasta el gol de Aleñá, pero se resiste el gol en Can Barça y se ve obligado a poner algo más de su parte para el 21 de diciembre ya en la vuelta en la Ciudad Condal.