Diario Sur

El Rincón sufre para derrotar a un Alhaurín que acabó con ocho

rincón de la victoria. El Rincón sigue en racha. La de ayer fue su tercera victoria consecutiva, frente a un Alhaurín en zona de descenso y que acabó desquiciado por las tres expulsiones sufridas. A pesar de ello, se lo complicó a su rival, que tuvo que esperar a los últimos minutos para ganar el derbi. Las dos jugadas de gol nacieron de las botas de Adal: un córner, que remató Villegas, y un pase a Pepe Capitán.