Diario Sur

Una visita complicada para que el Atlético se reenganche a la Liga

  • El equipo de Simeone se enfrenta a Osasuna en un estadio donde los rojiblancos no lo suelen pasar bien, y con las bajas de Luis Felipe y Fernando Torres

MADRId. Si hay un campo donde el Atlético de Madrid no suele jugar a gusto, ese es El Sadar. Y es que al conjunto rojiblanco no se le da bien visitar el estadio de Osasuna, donde ha jugado 34 partidos como visitante en Primera División, con un balance de diecisiete derrotas, once victorias y seis empates. Unos números que reflejan la importancia del partido de hoy para los de Simeone, que quieren olvidar las derrotas consecutivas frente a la Real Sociedad y el Real Madrid en el derbi para reengancharse a la Liga.

El equipo rojiblanco llega a El Sadar en un buen momento anímico tras sellar su pase a octavos de final de la Liga de Campeones como primero de grupo tras vencer el miércoles al PSV Eindhoven por 2-0. Una vez cumplido el primer objetivo europeo, los del 'Cholo' necesitan una victoria en Liga para seguir en la pelea por alcanzar los puestos altos en un torneo que «lo es todo para el club y los hinchas», y para el propio Simeone. El argentino espera un partido «de intensidad alta contra un rival con necesidades», en un campo donde la última vez, en 2014, los colchoneros perdieron por 3-0.

Simeone no podrá contar con los lesionados Filipe Luis, Fernando Torres, Augusto Fernández y Cerci. Osasuna, por su parte, afronta el choque con mucha intensidad. Joaquín Caparrós espera lograr los tres puntos en un partido en el que sus jugadores «tienen que estar al mil por mil».