Diario Sur

La lesión de Bale deja cojo al Real Madrid

  • El futbolista galés, baja para el 'clásico' por una luxación en el tobillo sufrida en Lisboa, es un hombre clave para Zidane esta temporada

madrid. Gareth Bale se perderá el clásico que se disputará el 3 de diciembre en el Camp Nou. El futbolista galés se retiró del encuentro del martes en Champions frente al Sporting de Portugal tras recibir un golpe en el tobillo derecho y las pruebas médicas determinaron que sufre una «luxación traumática de los tendones peroneos», tal y como informó el Real Madrid a través de un comunicado en su página web. Aunque el club blanco no precisa el período de recuperación, Bale podría estar alejado de los terrenos de juego al menos entre tres y cuatro semanas, siempre y cuando logre evitar el quirófano, algo que podría dejarle dos meses en el dique seco.

«¿Un golpe? No creo. Más bien parece una torsión, pero es prematuro hablar de si va a estar o no en el clásico porque no sé lo que tiene», declaró Zinedine Zidane al finalizar el choque en Lisboa. El técnico galo ya intuía que lo de Bale podía ser algo importante, como así ha sido. La lesión del galés obligará al técnico francés a dar una nueva vuelta de tuerca en el once. Desde que comenzó la temporada, Gareth Bale se ha erigido como uno de los futbolistas más determinantes del conjunto blanco, sumando siete goles y cuatro asistencias en quince partidos, unas cifras que hablan a las claras de su valor al alza.

En los últimos partidos, Zidane había cambiado el sistema y Bale había recalado en la banda izquierda, su lugar natural. Ante el Atlético fue uno de los jugadores más desequilibrantes del Real Madrid y uno de los grandes beneficiados del nuevo dibujo en el equipo blanco. La lesión le llega, además, en un gran momento dentro del club, recién renovado hasta 2022 y con la confianza de todos los estamentos y el cuerpo técnico.

Por delante, el Real Madrid tiene varias fechas señaladas en rojo en el calendario. La primera de ellas es la del Camp Nou. El Barcelona se ajusta a la perfección a las características del galés y ya demostró en la final de Copa del Rey de 2014 o el año pasado en Liga que puede ser determinante en choques de esta relevancia, jugando con espacios. Más allá del clásico, los blancos tienen otros partidos clave, contra el Borussia Dortmund, el 7 de diciembre en el Bernabéu, determinante para la primera plaza del grupo en Champions, y el Mundial de Clubes que disputará a partir del 15 de diciembre.