Diario Sur

Benzema saca al Madrid de un lío

Benzema, felicitado por sus compañeros ayer tras marcar el segundo gol para el Real Madrid, en Lisboa. :: Rafael Marchante / Reuters
Benzema, felicitado por sus compañeros ayer tras marcar el segundo gol para el Real Madrid, en Lisboa. :: Rafael Marchante / Reuters
  • Un cabezazo del francés dio la victoria al equipo de Zidane, ya clasificado para octavos, y le permitirá luchar por el liderato

Gracias a un magnífico cabezazo de Benzema cerca del final y más por su pegada que por su juego, bastante discreto esta vez, el Real Madrid cosechó su primera victoria en Lisboa ante un rival de este país, selló su clasificación para octavos y se jugará el liderato del grupo en la última jornada ante el Borussia Dortmund, al calor del Bernabéu. Como ya le ocurrió en casa, el campeón de Europa no fue superior al Sporting, pero le derrotó por oficio, calidad en los últimos metros y, también hay que decirlo, alguna decisión arbitral muy protestada por los lusos. Esta vez, los de Jorge Jesús se quejan de la roja directa a Joao Pereira a casi media hora del final por una supuesta agresión al croata Kovacic.

Con 0-1 y superioridad numérica, el Madrid vivió en el alambre porque se olvidó del balón y Coentrao cometió un penalti ridículo. Lo arregló Benzema, que había entrado por Isco, y de nuevo Zidane acertó a la hora de mover el banquillo. Su equipo acusó el desgaste de un derbi muy físico, pero no falló en una cita clave. Sigue el club más laureado del mundo superando todas las fases de grupos de la Champions.

'Zizou' no lo había olvidado, pero por si acaso se lo recordaron en la víspera del choque. La última derrota del Real Madrid, en la ida de cuartos ante el Wolfsburgo, se produjo días después de lograr un triunfo de jerarquía ante el Barça en el Camp Nou. Hace más de siete meses de aquello, pero el antecedente lo tuvo muy presente el técnico francés en Lisboa, donde repitió el once con la única excepción de Sergio Ramos en lugar de Nacho. Por lo tanto, insistió con Benzema en el banquillo y con ese 4-2-3-1, que se convierte con frecuencia en un 4-4-2, con Cristiano en punta, Lucas Vázquez en la derecha, Bale por la izquierda e Isco en el enganche.

Tras ganarle en plan campeón al Atlético en el derbi, con un enorme desgaste de sus jugadores, cabía el peligro de caer en cierta autocomplacencia y relajación frente al Sporting luso, un enemigo peligroso. Pero el Madrid salió airoso, aunque debe crecer si quiere luchar por la 'duodécima' con ciertas garantías.

El choque estaba igualado, con los dos equipos respetándose mucho, cuando el Madrid se adelantó en una jugada aislada. Modric lanzó una falta desde la derecha y Cristiano remató mal, pero su pifia se convirtió en una asistencia a Varane, que anotó su segundo gol en esta Champions, tras el firmado contra el Dortmund. Premio para un Madrid entonces bastante atento y trabajador, aunque con poca mordiente. Y castigo para un Sporting que defendió fatal esa estrategia. Lo hizo en zona, pero con unos y otros mirando y reclamando un fuera de juego inexistente.

El equipo local ya generó inquietud en el primer acto, aunque ni por asomo tiene el gol del Real Madrid. Ni el Sporting, ni ningún equipo del mundo, salvo quizá el Barça. Los lisboetas reclamaron un penalti de Marcelo a Martins, pero la acción se produjo fuera del área. Tuvieron el empate en un punterazo del interior brasileño, más propio del fútbol sala, que no entró porque Ramos despejó 'in extremis' de cabeza. Luego, el sevillano cometió un grave error al entregarle el balón al contrario, pero los lusos se hicieron un lío en clara superioridad junto a la frontal del área.

Aceleró el Sporting tras el descanso, pero volvió a evidenciar que su juego no se traduce en grandes ocasiones porque le falta precisión en los últimos metros. Hicieron sufrir a los de Zidane, que no se encontraron cómodos en la salida de balón. Enorme susto para el madridismo cuando Marcelo cayó en medio de una carrera. Pareció una rotura muscular, pero se quedó en una torcedura de tobillo. Pudo seguir jugando hasta que fue reemplazado por Coentrao, a falta de media hora. Muy silbado el de Vila do Conde por su pasado benfiquista. Sí se retiró lesionado Bale tras un fuerte golpe en el tobillo derecho.

El Sporting parecía rendido tras la expulsión de Joao Pereira tras un rifirrafe con el croata Kovacic, claramente a más este curso y quizá el mejor del Madrid, pero le animó Coentrao con esa mano y penalti absurdos. El penalti hacía justicia, pero Benzema, tras pase de Ramos, se reivindicó con un golazo de cabeza. El Madrid tampoco cede en Europa. Y eso que por primera vez en cuatro duelos, Cristiano no anotó ante su exequipo.