Diario Sur

Cristiano Ronaldo celebra el primero de los tres goles que le endosó al Atlético. :: P. p. MARCOU / AFP
Cristiano Ronaldo celebra el primero de los tres goles que le endosó al Atlético. :: P. p. MARCOU / AFP

Cristiano vuelve a sus orígenes

  • Regresa pletórico al José Alvalade como pichichi liguero y máximo favorito al Balón de Oro

Madrid. Tras su exhibición jugando como '9' en el Calderón con tres goles, llega un partido muy especial para Cristiano Ronaldo hoy en Liga de Campeones. El astro portugués regresa al lugar donde comenzó su carrera deportiva para enfrentarse al otro club de sus amores, el Sporting de Portugal. El equipo de Lisboa lo acogió cuando era un niño y lo dejó marchar para convertirse en la estrella que es hoy en día.

Debutó con los 'leoes' con apenas 17 años y rápido se vio un jugador diferente. Fue en agosto de 2002 ante al Inter de Milán y varios equipos tomaron nota. Uno de ellos fue el United, que se lo terminó llevando para Inglaterra tras un amistoso en el verano de 2003, apenas un año después. A pesar de su corta estancia en el primer equipo, la entidad lisboeta le dejó huella, tal y como demostró en 2007 tras no celebrar un tanto en el José Alvalade con los 'red devils': «Tengo un cariño especial por el Sporting. Vine a Lisboa con 11 años y estuve aquí hasta los 18. Es un club que llevo en el corazón», afirmó durante la concentración con su selección.

Con el Sporting, Cristiano disputó un total de 31 partidos en los que anotó cinco goles y repartió siete asistencias. Más allá de las cifras, el de Funchal dio muestras de una ambición sin límites. Llegó para pasar una prueba con 12 años y aprobó con nota. «Me impresionó la determinación que tenía, su personalidad y su coraje . Parecía indestructible», afirmó en 2012 Aurelio Pereira, director de la cantera del Sporting.

Ronaldo quemó etapas y con apenas 17 años logró el salto al primer equipo. Cristiano despegó y desde entonces no ha parado. Viaje 'express' a Mánchester, evolución progresiva con el United hasta su primer Balón de Oro, fichaje por el Real Madrid y 374 goles en 361 partidos. Cristiano se fue imberbe de Lisboa y regresa con la ambición propia de uno de los mejores del mundo. «Es una situación bonita. Los hinchas del Sporting saben que llevo al club en el corazón, pero soy profesional. Lo que más quiero es ganar», sentenció recientemente.

Cristiano Ronaldo no sólo es un ídolo en el José Alvalade. El triunfo de Portugal en la pasada Eurocopa ha elevado su figura frente a las grandes leyendas del fútbol luso. El de Funchal, que en el Manzanares logró su 'hat-trick' 44 de su carrera, se ha convertido en el abanderado del equipo que levantó el primer título de la historia del país, una liberación en la que él contribuyó de forma decisiva con un doblete ante Hungría y abriendo el camino en semifinales ante Gales. Hace unos días además, en un vídeo inédito publicado por la Federación Portuguesa de Fútbol (FPF), se le pudo ver más emocionado que nunca tras la final de París. «Ni títulos individuales ni Champions League, éste es el momento más feliz de mi vida», aseguró el capitán luso en el vestuario del Stade de France de París, después de la victoria de Portugal por 1-0 ante el equipo anfitrión. «Era el título que me faltaba en mi carrera. Gracias a todos ustedes. Nadie creía en Portugal, pero la verdad es que lo hicimos», agregó.

Si en el choque de la primera vuelta selló un gol de falta que abrió el camino a la heroica remontada del Real Madrid, ahora puede conseguir uno más de los muchos récords que adornan su palmarés individual: su gol 100 en Europa (95 en la Champions, más que nadie, uno en la previa de la máxima competición continental y dos en la Supercopa)

No será fácil. Hasta el momento, el Real Madrid nunca ha ganado en la antigua casa de CR7. En la 2000-01 los blancos empataron a dos en Champions y en la Copa de la UEFA 94-95, los pupilos de Jorge Valdano cayeron por 2-1, pero avanzaron ronda tras ganar 1-0 en casa en la ida.