Diario Sur

Un nuevo derbi para Iznata

Iznata posa esta semana junto a la plantilla del Málaga femenino y parte del cuerpo técnico de fondo.
Iznata posa esta semana junto a la plantilla del Málaga femenino y parte del cuerpo técnico de fondo. / Ñito Salas
  • El entrenador del Málaga femenino recuerda la tensión que vivía como jugador en los duelos ante el Sevilla

  • El conjunto blanquiazul luchará mañana por hacerse con el liderato frente al cuadro hispalense a partir de las 12.30 horas

De calzarse las botas a liderar todo un equipo. Al principio de esta temporada conocimos la noticia de que Raúl Iznata sería el nuevo entrenador del Málaga Femenino y ahora se enfrenta a uno de sus primeros grandes retos como entrenador: el duelo ante el Sevilla.

Iznata da instrucciones a sus jugadoras en pleno entrenamiento del Málaga femenino.

Iznata da instrucciones a sus jugadoras en pleno entrenamiento del Málaga femenino. / Ñito Salas

Si por algo se caracteriza este tipo de derbis es por la intensidad y la tensión que se mascan en el ambiente. Una sensación que ya vivió Iznata en primera persona, cuando jugaba con la elástica blanquiazul. «Me he enfrentado en numerosas ocasiones al Sevilla y siempre hay una gran rivalidad», explica. «Aunque cuando jugaba en el Málaga siempre se nos dio bastante bien jugar contra el Sevilla. Conseguimos ganar en varias ocasiones», añade. Se refiere a ocasiones como el 3-0 en casa en el año 2000 o el 2-0 también en casa en 2003, que formaron parte de las temporadas en las que estuvo presente como lateral izquierdo malaguista; en concreto, desde 1999 hasta 2005, aunque, eso sí, pasando un año por el cuadro del Numancia en calidad de cedido. Buenos años para el equipo costasoleño, en los que compartió vestuario con grandes nombres del malaguismo, algunos de ellos grandes amigos (como Josemi, Juanito, Valcarce, Catanha o Arnau). E incluso con el más veterano de la actual plantilla de Martiricos, Duda.

Otro papel

Ahora a Iznata le toca volver a revivir estos encuentros, aunque encarnando un papel totalmente diferente, el de entrenador. Y es que las jugadoras del Málaga femenino se enfrentarán mañana, a las 12.30 horas, al Sevilla en uno de los cara a cara más prometedores de la primera vuelta. «Hay ganas de enfrentarse al Sevilla. En estos duelos regionales siempre hay un sabor especial», se sincera el técnico.

«Junto con el Granada, el Sevilla es uno de los grandes rivales del grupo, de los que va a luchar por meterse en la fase de ascenso», explica Iznata. Precisamente la fase de ascenso es el objetivo principal que definió el Málaga al inicio de su temporada. Hasta el momento, el Sevilla se sitúa en el primer puesto de la clasificación del grupo en la Segunda División, con casi pleno de victorias (diez por un solo empate). Y, seguido muy de cerca, se encuentran las de Iznata, que suman dos empates y ni una sola derrota hasta la fecha.

Por ello, este partido, correspondiente a la undécima jornada, se convertirá en toda una lucha por el desbancar al Sevilla de su liderato. «Mi intención es liberar un poco la tensión de las niñas, poque al final tanto las jugadoras contrarias como las nuestras se van a poner nerviosas. Tenemos que estar preparados y ser conscientes de que el nerviosisimo puede ser más alto en este derbi que en otro tipo de partidos», argumenta el exfutbolista, que tiene en cuenta la dificultad añadida de batirse contra el Sevilla. Aunque, por otro lado, opina: «Suelo plantear los partidos de la misma forma, independientemente del rival. Siempre les digo que nosotros tenemos que ser protagonistas en los partidos, intentar presionar e ir a por el gol, y eso es lo que tenemos que hacer este domingo».

Se trata de un partido en el que, además, contarán con una baja importante de la mano, nunca mejor dicho, de sus porteras titulares. Por un lado, Chelsea, una de las veteranas, que fue sancionada por su expulsión en el último encuentro liguero y, por otro, María Sampalo, nuevo fichaje de este año que actualemente participa con la selección española en el Mundial sub-20. Esta última, además, vistió en temporadas anteriores la camiseta del Sevilla, igual que otras de sus compañeras como Mara o Estefanía, quienes se enfrentarán a su exequipo mañana en el campo del José Gallardo.

El juego no varía

Desde que comenzara a tomar las riendas del equipo al inicio de esta campaña, poco ha cambiado en la visión de Iznata sobre el conjunto femenino. Aunque desconocía el mundo del fútbol femenino desde dentro, supo adaptarse bien. Ahora, ya asentado en el banquillo, el técnico se ha dado cuenta de que, salvando las distancias con respecto a la modalidad masculina, el juego sigue siendo el mismo. «En este tiempo sí que he vito diferencias, pero, más que nada, por la actitud de las jugadoras. Absorben todo lo que se les dice y son más aplicadas y respetuosas. Te hacen más caso que los chicos, que solemos ser más difíciles para eso», reconoce. A lo que termina por añadir: «En cierta medida, esto es así porque no parten con esas motivaciones económicas que mueven el fútbol masculino hoy en día, sino que se mueven por la ilusión de competir; en nuestro caso, contra grandes equipos como el Barcelona o el Atlético de Madrid, que se encuentran en la máxima categoría nacional».

Sabe de lo que habla. Y es que el fútbol siempre se ha configurado como el hilo conductor de su vida, inculcado por su padre y su abuelo, Antonio Iznata ‘Chales’, quien lo fuera todo en el Club Deportivo Málaga y uno de los encargados de poner la primera piedra deLa Rosaleda. «Mi abuelo ha sido una de las personas más importantes de los inicios del Málaga. Me haría mucha ilusión ver algún día su nombre en una de las puertas del estadio», se sincera Iznata.

Temas