Diario Sur

Nueve meses de cárcel a Araújo por negarse a un test de alcohol

LAS PALMAS. Sergio Araújo, delantero argentino de la UD Las Palmas, ha sido condenado a nueve meses de cárcel y a dos años sin poder conducir, por negarse a pasar un control de alcoholemia. La Fiscalía le acusó de un delito contra la seguridad del tráfico, por unos hechos que ocurrieron el pasado 26 de septiembre, a primera hora de la mañana, en la localidad de Ingenio (Gran Canaria).

No es la primera vez que algo parecido le pasa al atacante amarillo, puesto que en febrero de 2013, cuando residía en Barcelona y jugaba en el filial azulgrana, también fue sancionado durante ocho meses sin permiso de conducir. En la vista declararon, además del propio Araújo, cuatro agentes de la Guardia Civil, el padre el futbolista y un amigo que lo acompañaba en el momento en el que sucedieron los hechos. En el juicio se acusaba a Araújo de haberse negado a 'soplar' cuando estaba detenido con su coche en un carril de incorporación a la autovía GC-1. El delantero sostiene que fue víctima de una encerrona por parte de los agentes, ya que, según su versión, le convencieron para que moviera el vehículo (un BMW de su propiedad) hasta una zona donde no interfiriera con el tráfico, ya que se habían detenido en un lateral porque su amigo, que conducía, se encontraba indispuesto.

Araújo mantiene que él estaba sentado en el asiento del copiloto y que contó a los agentes que había bebido alcohol, pese a lo cual, ellos supuestamente le animaron a que moviera el coche para luego hacerle pasar el test. El jugador admite que llamó «mentirosos» a los guardias civiles porque se sintió «engañado», pero negó que los insultara en los términos que recoge el atestado, donde se le atribuyen estas palabras: «Son unos conos. No sirven para nada, en vez de ayudarnos, nos joden. Cabrones. No sé para qué escribís tanto. Mi presidente (de la UD Las Palmas) lo solucionará todo».