Diario Sur

Sampaoli tiene un plan contra el Barça en el Pizjuán

SEVILLA. Con los deberes casi hechos en la Liga de Campeones tras la goleada por 4-0 al Dinamo de Zagreb y a un paso de clasificarse para los octavos, el Sevilla de Sampaoli encara lo que resta de semana con la mirada puesta en su crucial duelo del domingo ante el Barcelona en el Pizjuán (20.45 horas). El técnico argentino asegura que el choque ante los catalanes marcará un antes y un después para los suyos. Es el partido que dirimirá si los de Nervión están capacitados para pelear por la Liga hasta el final o bien tendrán que bajar un escalón en sus aspiraciones.

Para mantenerse arriba hará falta un plan distinto a lo planteado en otros partidos, aunque la estructura básica no cambiará. Porque el quebradero de cabeza para Sampaoli es cómo disputarle la posesión de la pelota al equipo que ha convertido en religión esta parte del fútbol. El sistema de tres centrales y dos carrileros tan en forma como Escudero y Mariano es innegociable, aunque no lo es el entramado del centro del campo, donde más dudas se plantean por la notoriedad culé.

Ese es el plan al que se aferra Sampaoli para sorprender al Barcelona. El técnico se agarra al bloque colectivo que ha creado, basado en un sistema defensivo de retener el balón para que el enemigo no ataque, y a la explosión de sus estrellas particulares. La principal de esas figuras es Nasri, lesionado, y que hasta última hora no sabrá si estará disponible. El futbolista propiedad del Manchester City es uno de los fieles escuderos de su entrenador gracias a su implicación profesional desde el primer minuto. Nasri tiene una lesión para tres semanas, aunque él asegura a los médicos del club que se encuentra en condiciones de jugar. Una disputa que ha hecho a Sampaoli pensar en la alternativa de Ganso. Es su as bajo la manga. Ante el Dinamo destapó toda su magia y su talento.