Diario Sur

Mendizorroza, fortín y juez para el líder

  • El Alavés no ha perdido todavía en casa esta temporada, pero su última victoria contra los 'merengues' en Primera División fue en 1931

  • El Real Madrid regresa a Vitoria para medirse a un rival que funciona mejor contra los 'grandes'

Mendizorroza debería despejar dos grandes incógnitas esta tarde. Por un lado, la cara que ofrecerá el Alavés a sus seguidores. El equipo vitoriano ha brillado contra los grandes equipos, pero actualmente es decimotercero en la clasificación con diez puntos en nueve jornadas. Por el otro, si el Real Madrid completará una goleada como en los últimos tres de los cuatro partidos o si sufrirá como contra el vecino Athletic.

Para evitar sorpresas, todo indica que Zinédine Zidane apostará por su clásica delantera formada por Bale, Benzema y Cristiano Ronaldo. Morata, el futbolista blanco que más partidos ha disputado en la actual Liga, ocupará un puesto de suplente, aunque su entrenador quiso jugar al despiste sobre su posible titularidad. «No voy a hacer nada injusto, pero sí tomar decisiones. Trato de hacer lo mejor para todos», comentó el francés cuando se le cuestionó sobre si la 'BBC' sería de nuevo el trío atacante de inicio o si pensaba en hombres como incluso Marco Asensio, goleador en todas las competiciones.

Descartados Sergio Ramos, Casemiro, Modric y Carvajal, en el Real Madrid también se debate sobre si será el conjunto goleador que arrasó al Betis, al Legia de Varsovia y a la Cultural Leonesa (18 tantos en total) o el que sufrió para superar al Athletic en el Santiago Bernabéu y no ha conseguido cerrar su portería sin encajar goles en los últimos ocho encuentros. «No me preocupa en exceso, vamos a intentar mejorar estas estadísticas, pero jugamos noventa minutos contra todos los equipos y hay que saber que puedes encajar algún gol. Hay que trabajar en este sentido y recibir menos goles. Quiero ser claro y siempre apostaría por ganar todos los partidos de mi carrera aunque nos marquen», se defendió Zidane para justificarse antes de un duelo que juzgará si su equipo es capaz de vencer en terreno hostil para conservar la cabeza de la clasificación.

«No quiero perder 5-0»

En cambio, el entrenador rival apostará por una filosofía opuesta. «Quiero ser competente, que el Madrid juegue incómodo y tratar de ganar el partido. No quiero jugar sin complejos y perder 5-0. Lo importante es ganar y sumar puntos», esgrimió Mauricio Pellegrino, quien precisamente sufrió en el banquillo la última visita a Vitoria del Real Madrid. Entonces era defensa y vio cómo el club vasco encajaba un 3-0. Con la ausencia obligada de Marcos Llorente (cedido por el club blanco) y de Laguardia (había participado en todos los partidos ligueros hasta el momento), el héroe del Camp Nou, Ibai Gómez, tampoco está en las mejores condiciones físicas. Con las ideas claras, el técnico argentino presentará una defensa de cinco hombres para tratar de obstruir las autovías en el campo para Cristiano Ronaldo y Bale. La fórmula ha funcionado hasta el momento en Mendizorroza, un fortín en el que ningún equipo ha logrado vencer.

A favor del Alavés se acomodan las buenas sensaciones de los choques contra los grandes equipos de la Primera División. Empataron (1-1) contra el Atlético de Madrid y ganaron a domicilio al Barcelona (1-2), dos resultados que han ayudado a que el Real Madrid afronte como primero de la clasificación la jornada. «Me espero un partido muy complicado ante un equipo que no ha perdido en casa, pero más que esto es un equipo que lo está haciendo fenomenal. Sabemos de la dificultad del partido y lo que tenemos que hacer es pensar que va a ser muy difícil porque si somos conscientes de eso y metemos la concentración necesaria, será diferente», anticipó Zidane.

En cambio, el historial podría deprimir al equipo ascendido este año porque la última victoria liguera del Alavés sobre el Real Madrid ocurrió en 1931. Para repetir, el entrenador local señala una difícil receta: «Una tarea a nivel defensivo casi excepcional, por la capacidad individual de regatear y rematadora».