Diario Sur

Antequera sueña con el ascenso

El Maulí vuelve a llenarse en cada encuentro del Antequera.
El Maulí vuelve a llenarse en cada encuentro del Antequera. / A. J. G.
  • El Maulí vibra con el juego de su equipo, que lidera el grupo IXde Tercera después de que Aybar haya sabido conjugar veteranía y juventud

Cuestión de fechas y de sueños. El fútbol vuelve a entusiasmar en la ciudad del Torcal. Más de un millar de aficionados acuden cada encuentro a ver a su equipo, líder en solitario de su grupo en Tercera División y que desde la pasada campaña –con el lema #nuncadejesdesoñar– desea alcanzar las eliminatorias que le permitan ascender a Segunda División B, la máxima categoría en la que ha jugado el Antequera.

Viendo cómo juega el equipo, los más veteranos lo comparan evocando aquellos tiempos, como aquel 1 de noviembre de 1959 cuando el Antequera ganó 1-0 al Málaga, que compartía por aquel entonces categoría en Tercera División y que perdió por primera vez en el campo verdiblanco. Mientras, los más jóvenes recuerdan tal día como hoy, pero en 2003, cuando un joven guardameta, Calatayud, debutaba con el Málaga en San Mamés. Esta campaña es el portero titular.

Idea propia de club

Su presidente, Ángel González (diputado nacional que opta por sentarse con la afición en vez del palco), comparte el éxito del equipo con todo el grupo: «El éxito es trabajar y dejar hacer... El éxito es buscar una idea propia de club, con un modelo de juego que nos hace ser diferentes y atractivos tanto para los aficionados como para los jugadores. ¡Por eso están aquí!». Alude así a los veteranos y a los jugadores de nivel superior que tienen en la plantilla, a la que este año se han sumado Calatayud y Sutil.

González reconoce que el objetivo de la temporada «era estar en liguilla y sigue siendo el mismo; con humildad, como hasta ahora, los sueños se hacen realidad». Para ello, admite que existe otro reto, relacionado con los aficionados: «Queremos que la afición disfrute de su equipo, que se vea identificado con él, que sienta que ir los domingo a El Maulí es un placer por lo que ve y disfruta».

Para ganar los partidos hay que meter goles y Juanillo es el referente en conseguirlo. «Nuestro deber es llenar El Maulí y, para llenarlo, necesitamos de la afición, de los resultados que estamos dando, y esperamos ver todas las gradas llenas y que sea para un ascenso a Segunda B», apunta el medio punta.

Y si importante es conseguir goles, también lo es evitarlos. Para ello, el Antequera tiene este año a un gran portero, Calatayud, quien confiesa que se trata de «un proyecto muy bonito», «Hay gente detrás, directivos o cuerpo técnico, muy válida para este proyecto. Lo están dando todo, acertando en los fichajes, y yo creo que hay que pensar que este es el año», añade.

Aybar, el artífice

La piedra angular de este proyecto es su técnico, José Jesús Aybar (Arjonilla, 1972), quien es el ‘padre’ de los futbolistas, el maestro de los jugadores y quien ha conseguido imponer un estilo de juego propio. Antes de jugar mañana ante el Atarfe, avisa de que no habrá partido fácil en la Liga, y menos aún frente a los equipos que necesitan puntuar para no descolgarse de la salvación. «La plantilla sigue trabajando con intensidad y motivación para ganar el partido de esta jornada ante su afición. Intentaremos llevar la iniciativa e imponer nuestra idea de juego», recalca.

Este año el Antequera es una suma de piezas que encajan a la perfección. Más de mil personas van cada domingo a verlo jugar, disfrutando porque están dándose los resultados positivos. Hay equipo, con un entrenador que lo dirige tan bien como planifica y que tiene donde elegir. Hay además ilusión entre los jóvenes, que se están sumando a las gradas, fusionándose con los incondicionales que saben que este año el buen fútbol está en casa y que el sueño es optar a la Segunda B.