Diario Sur

Para amantes del buen fútbol

  • El Barcelona-City acoge un choque de estilos idénticos en el regreso de Pep Guardiola y Bravo al Camp Nou

Pocos partidos pueden ser más atractivos que un Barça-Manchester City. Cuando dos grandes clubes se enfrentan, casi siempre uno de los dos adopta un papel más conservador, pero en esta ocasión se trata del choque de dos estilos idénticos. No puede ser de otro modo estando Pep Guardiola en el banquillo del equipo inglés, decidido a modificar el ADN de la Premier League a través del toque, de la posesión y del fútbol ofensivo. Y ya se sabe que en el Camp Nou no se acepta otra cosa que no sea el protagonismo absoluto a través del balón, aunque Luis Enrique haya adaptado algunos aspectos del juego a las características de tres jugadores como Messi, Luis Suárez y Neymar, sabios para aprovechar espacios si el rival los concede. Son dos técnicos amigos, que compartieron la camiseta del Barça y la de la selección española, que coincidieron como entrenadores en el club azulgrana, el catalán en el primer equipo y el asturiano en el filial, y que ya se enfrentaron en la semifinal de la Liga de Campeones 2014-15, cuando Guardiola entrenaba al Bayern. Entonces el 3-0 del Camp Nou decidió la eliminatoria, aunque aquel partido fue muy igualado hasta los últimos 15 minutos, cuando Messi se inventó dos golazos y Neymar sentenció en una contra en el descuento. El 3-2 de la vuelta favorable al equipo alemán ya fue anecdótico porque el Barça se colocó con 1-2 por delante.

Ahora es otra historia, con otros jugadores, y en un cruce menos trascendente al tratarse de la fase de grupos de la Liga de Campeones, por lo menos para el Barça, que ya suma los seis puntos disputados. El City lleva cuatro porque empató en Glasgow ante el Celtic y si pierde en el Camp Nou vería escaparse a su verdugo hasta los nueve puntos e incluso estaría amenazado por Celtic o Borussia Mönchengladbach en la segunda plaza. Pero quedarán tres partidos todavía, el próximo en el Etihad Stadium entre culés y 'citizens'.

Entre lesiones y rotaciones, el tridente ha sido poco utilizado esta temporada por Luis Enrique. Pero Messi ya reapareció con gol ante el Deportivo y es seguro que formará junto a Luis Suárez y Neymar en un partido de tanto nivel. También están recuperados los dos laterales que volvieron con lesiones de la selección española, Sergi Roberto y Jordi Alba, que ocuparán las dos bandas. Y es seguro que Rakitic, Busquets e Iniesta compondrán la media con Ter Stegen en la portería y Piqué de central. La única duda es el central que jugará por la izquierda, con opciones para Umtiti con permiso de Mascherano.

En el City, que con Pellegrini ya quedó eliminado por el Barça en dos octavos de final consecutivos (2013-14 y 2014-15), mantiene la base que le llevó a la última semifinal ante el Real Madrid, porterior campeón, pero con un refuerzo importante por línea: Bravo en la portería; Stones, central de toque, en la defensa; Gündogan en la media; y Nolito, en ataque.