Diario Sur

El Bernabéu espera un segundo apellido

Florentino Pérez y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ayer durante la presentación del proyecto del Bernabéu. ::  REUTERS
Florentino Pérez y la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ayer durante la presentación del proyecto del Bernabéu. :: REUTERS
  • El Real Madrid y el Ayuntamiento pactan una remodelación con techo retráctil del estadio que no pueda ser bloqueada en los juzgados

Madrid. El sueño del presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, para extender el estadio Santiago Bernabéu se frenó en los juzgados cuando chocó con las leyes de la capital de España. El constructor deseaba un recinto que invadía parte de la vía pública, incorporaba un hotel y un centro comercial, pero los juzgados bloquearon la remodelación en el año 2014.

Ante el impedimento, Pérez tuvo que presentar una nueva idea y pactar con el Ayuntamiento madrileño un proyecto que presentaron ayer. «No aumentamos la edificabilidad (...) Las oficinas las vamos a sacar a Valdebebas», adelantó Pérez durante el anuncio de las obras que empezarán en 2017. La alcaldesa de Madrid, Manuel Carmena, le tendió una mano al reconocer que «no hay nada peor que no poder seguir hacia adelante» y se congratuló por la creación de un nuevo espacio ajardinado de uso público y una nueva zona peatonal. El estadio mantendrá su aforo para 81.000 espectadores, pero eliminará sus torres de evacuación y las oficinas del club se trasladarán a la Ciudad Deportiva de Valdebebas.

La principal novedad será que contará con un techo retráctil y que los 400 millones del coste podrían venir acompañados por un añadido al nombre del emblemático expresidente madridista. «El estadio seguirá llamándose Bernabéu y podrá tener apellido», reconoció Pérez. Además, el hotel ideado en el primer proyecto pasa a ser ahora una posibilidad en estudio.